Las personas mayores que no tratan su déficit auditivo tienen un envejecimiento menos saludable y, debido a ello, tienden al aislamiento social.
Las personas mayores que no tratan su déficit auditivo tienen un envejecimiento menos saludable y, debido a ello, tienden al aislamiento social según datos del Foro sobre el Envejecimiento, la Discapacidad y la Independencia.
La pérdida de auditiva dificulta la capacidad de comunicarse de aquellos que la padecen puesto que interfiere en sus interacciones sociales y, según los expertos, aumenta el riesgo de aislamiento, que puede ser un desencadenante importante de morbilidad y mortalidad en los adultos mayores.
Asimismo, a esta conclusión del Foro celebrado en Washington, se suma otra de los autores de un estudio del Centro de Investigación John Hopkins, que advierte de la posibilidad de deterioro cognitivo en los adultos mayores, que es un 24% más alto en aquellos con problemas de audición.
El uso de audífonos es una de las soluciones más efectivas para tratar los efectos de la pérdida auditiva. Estos dispositivos, verdaderos microordenadores de alta tecnología, permiten al usuario experimentar una audición más natural a la vez que cuida de su salud auditiva. También, los programas de entrenamiento auditivo son útiles para el paciente con presbiacusia porque le ayudan a reconocer los estímulos y sonidos con más facilidad.
You can post first response comment.


Compartir en Facebook Compartir en Google+ Compartir en Twitter Compartir en Pinterest