El huevo es fundamental en nuestra dieta a pesar de todos los mitos relacionados con su consumo. La moderación en la ingesta de cualquier alimento es la base para que éste sea saludable y el huevo no es ninguna excepción. Nos lo cuenta Knowi.

El huevo tiene un montón de nutrientes fundamentales cuya ingesta moderada puede traernos muchos beneficios. El mito tan extendido que señala que no se deben comer más de tres huevos a la semana para no incrementar nuestros niveles de colesterol en sangre no es cierto, tal y como señala un informe de la prestigiosa American Journal of Clinical Nutrition que especifica que la ingesta de huevos en una forma adecuada y siguiendo las recomendaciones de los nutricionistas no genera un incremento relevante del colesterol en sangre.

Muchos han sido los estudios, análisis e informes que han corroborado este hecho, incluso planteando que el huevo contiene una serie de substancias que bloquearían de alguna forma la "entrada" del colesterol que contiene dicho alimento en el ser humano. De este modo podemos considerar a este nutriente como uno de los más adecuados para incluir en nuestra dieta, siempre de una forma moderada y prudente, por supuesto.

Un grupo de expertos de la Universidad de Harvard han explicado que "las personas sanas pueden tomar un huevo a diario sin que ello suponga un problema para su salud". Otro artículo publicado en la revista científica Circulation determinó entre sus conclusiones que "tomar más de un huevo diario podría elevar el riesgo cardiovascular, de forma independiente a los niveles de colesterol del consumidor". Así que las personas con enfermedades de tipo cardiovascular deben tener más cuidado y consumirlo siguiendo las pautas que señale su médico. Los alérgicos al huevo no pueden de ninguna manera consumirlo.

Pero una persona sana puede beneficiarse de sus nutrientes. Un huevo aporta 6 gramos de proteínas, es fuente de fósforo, hierro, cinc, vitaminas A, E y ácido fólico, es rico en vitaminas B2 (riboflavina), B12 y D y antioxidantes. Estos nutrientes son importantes porque contribuyen a la prevención de procesos degenerativos como pueden ser determinados, procesos oncológicos en general, la propia diabetes e incluso las cataratas. El aporte de grasas o lípidos se concentra en la yema (6,5 gramos por cada huevo), pero predominan las grasas insaturadas, punto a su favor.

Fuente: Que.es



Compartir en Facebook Compartir en Google+ Compartir en Twitter Compartir en Pinterest