‘Streptococcus mutans’, bacteria de la placa dental, está directamente implicada en el desarrollo de ictus y microhemorragias cerebrales

Tener una buena salud bucodental evita el desarrollo de numerosas enfermedades y, por tanto, reduce la probabilidad de muerte prematura. De hecho, cada vez es mayor el número de estudios que demuestran que el cuidado incorrecto, cuando no ausente, de la cavidad oral aumenta el riesgo de desarrollo de enfermedades asociadas a una elevada mortalidad, caso entre otras de las enfermedades cardiovasculares y el cáncer de mama. Unas evidencias a las que se suman las alcanzadas en un estudio llevado a cabo por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Louisville (EE.UU.), en el que se muestra cómo ‘Streptococcus mutans’, bacteria que vive en la placa dental y causa caries, juega un papel fundamental en el desarrollo de los ictus hemorrágicos y las microhemorragias cerebrales.

Como explica Robert Friedland, director de esta investigación publicada en la revista «Scientific Reports», «nuestro estudio muestra que la salud oral es importante para la salud cerebral. No en vano, los resultados muestran la implicación de una bacteria oral en distintos tipos de ictus y hemorragias cerebrales que provocan el desarrollo de demencia».

Los investigadores ya habían demostrado en un estudio previo que las bacterias ‘S. mutans’ que presentan una variante del gen ‘cnm’ que codifica la proteína Cnm de unión al colágeno causan, cuando menos a nivel de laboratorio, ictus hemorrágicos y microhemorragias cerebrales.

Por tanto, y con objeto de confirmar la relación entre la bacteria y los ictus en la práctica clínica real, los autores evaluaron la presencia de ‘S. mutans’ con la variante del gen ‘cnm’ en 100 pacientes que habían acudido a un servicio de Urgencias a consecuencia de un ictus agudo.

Los resultados mostraron la presencia de la bacteria en la saliva del 26% de los pacientes con un ictus isquémico y en el 6% de aquellos con otros tipos de ictus.

Los ictus hemorrágicos se producen por la ruptura de los vasos sanguíneos cerebrales, lo que explica los episodios de sangrado. Y en este contexto, ¿cómo se explica esta relación entre las bacterias y los ictus y hemorragias? Pues según los autores, porque ‘S. mutans’ tiene tendencia a unirse a los vasos sanguíneos que se encuentran debilitados por la edad y la hipertensión arterial. Y como resultado de esta unión, los vasos, caso de los localizados en el cerebro, se rompen y se producen los episodios de sangrado.

Entonces, ¿todas las personas que tengan la bacteria están abocadas a sufrir un ictus? No. De hecho, recuerda Robert Friedland, «en torno al 10% de la población tiene la bacteria ‘S. mutans’».

Sea como fuere, concluye el director de la investigación, «tenemos que cuidar nuestros dientes no sólo porque sea bueno para nuestros dientes, sino también porque es bueno para nuestro cerebro y nuestro corazón».

Fuente: ABC



Compartir en Facebook Compartir en Google+ Compartir en Twitter Compartir en Pinterest