La fiebre tifoidea afecta a cerca de 30 millones de personas cada año y los expertos han identificado cepas multirresistentes en zonas de África o Asia
Las bacterias no conocen fronteras. Esa podría la conclusión de un análisis genómico que se publica en «Nature Genetics» en el que se demuestra que hay repartidas por todo el planeta cepas resistentes a múltiples fármacos de la bacteria Salmonella Typhi, especialmente en los países en desarrollo, algo que confirma la urgente necesidad de desarrollar una vigilancia mundial contra la amenaza para la salud pública que constituyen los patógenos resistentes a los antimicrobianos, que puede causar infecciones graves y no tratables en los seres humanos. El estudio realizado en más de 20 países muestra que el problema actual de la fiebre tifoidea resistente a los antibióticos está provocado por una única familia de bacterias tifoideas o ‘clado,’ el H58, que ya se ha extendido por todo el mundo.
«La fiebre tifoidea afecta a cerca de 30 millones de personas cada año», señala Vanessa Wong, del Instituto Wellcome Trust Sanger (Reino Unido), por lo que la vigilancia a escala mundial resulta «fundamental para hacer frente a la creciente amenaza de salud pública causada por las cepas resistentes a múltiples fármacos tifoidea en muchos países».
En concreto, la investigación muestra que el clado H58 está desplazando a otras cepas de fiebre tifoidea presentes a lo largo siglos en todo el mundo transformando así por completo la arquitectura genética de la enfermedad. Tal y como se señala en el informe, el clado H58 resistente a múltiples fármacos se ha extendido a través de Asia y África en los últimos 30 años y ha creado una epidemia que se ha subestimado en los países de África oriental y meridional, con importantes consecuencias para la salud pública.

Fuente: ABC



Compartir en Facebook Compartir en Google+ Compartir en Twitter Compartir en Pinterest