El invierno es uno de los momentos del año con más casos de gastroenteritis víricas. Desde la farmacéutica Cinfa nos explican cómo combatirla y superarla de la mejor manera posible. Nos lo cuenta una experta, la Dra. Aurora Garre.

La Dra. Aurora Garre, de Cinfa, señala que la gastroenteritis "es una inflamación del estómago que se produce cuando virus como los rotavirus o los norovirus alteran la capacidad del intestino para regular la absorción y la secreción de sales y agua. Esto se traduce para el paciente en diarrea, vómitos, fiebre y dolor abdominal". En cuanto al contagio, hay que tener en cuenta que desde unos días antes de padecer los síntomas, hasta unos días después, se puede transmitir el virus a otras personas. Por otro lado la gastroenteritis es una enfermedad que acaba desapareciendo por sí sola, aunque es importante acudir al médico para que nos ofrezca las claves para superarla de la mejor manera posible. En este sentido la Dra. Garre señala diez puntos muy importantes.

1. Mucha hidratación pero poco a poco. Durante los episodios más agudos de la enfermedad, asegúrate de reponer los líquidos y sales que estás perdiendo bebiendo muchos líquidos pero en pequeñas cantidades y cada 30-60 minutos; beber demasiado de golpe puede provocarte nuevos vómitos.

2. Consume sólo ciertos alimentos. Durante la fase en la que aún existan síntomas, como la diarrea, hay que seguir una dieta específica como té o infusión para desayunar o merendar, arroz cocido, pechuga de pavo, merluza hervida...

3. Aliados en tu recuperación. Algunas frutas como el membrillo, la manzana (pelada y rallada) y el níspero son muy recomendables durante la fase de recuperación de la enfermedad.

4. Lávate las manos a menudo. Para no contagiar a otras personas, lávatelas después de ir al baño o tras cambiar pañales. Hazlo cuidadosamente con agua tibia y jabón o, en su defecto, con alguna solución a base de alcohol.

5. Manipula y conserva bien los alimentos. Cualquier alimento que se sirve crudo o que se manipula de manera inadecuada puede contaminarse con norovirus. Por eso, lávalos bien.

6. Máxima limpieza en la cocina. Realiza una limpieza escrupulosa de los cubiertos, utensilios de cocina y superficies, especialmente tras un episodio de vómitos o diarrea, para mantener a los virus causantes de la gastroenteritis lejos del organismo.

7. No tomes antibióticos. En el caso de la gastroenteritis vírica, es decir, causada por virus y no por bacterias, los antibióticos resultan totalmente inútiles.

8. No a los antidiarreicos. Este tipo de medicamentos no se deben suministrar, tampoco a los niños, sin hablar primero con el médico, ya que pueden hacer que la infección dure más tiempo.

9. La deshidratación, bajo control. Es la principal complicación de la gastroenteritis, por lo que es importante reconocer sus síntomas -piel seca y arrugada; irritabilidad o confusión; mareos o aturdimiento; latidos cardíacos y respiración rápidos, entre otros- y acudir al médico ante ellos. Además, el riesgo de deshidratación es mayor en los bebés y niños pequeños, por lo que los padres deben supervisar el número de pañales mojados cambiados al día cuando su hijo está enfermo.

10. Consulta a tu médico si no mejoras. Los síntomas asociados a la gastroenteritis suelen desaparecer por sí solos al cabo de entre uno y tres días, aunque pueden llegar a durar hasta quince. Si pasado ese tiempo sigues notando molestias, acude a tu especialista de cabecera.

Fuente: Que.es



Compartir en Facebook Compartir en Google+ Compartir en Twitter Compartir en Pinterest