Una alimentación con aceite de oliva y frutos secos es rica agentes antiinflamatorios y antioxidantes
¿Hay algo más saludable que la dieta mediterránea? Pues sí, la misma dieta tradicional pero con frutos secos o aceite de oliva extra virgen. Lo afirma un estudio español en el que se ha visto que este ‘cóctel’ saludable, rico en antioxidantes, se asocia con una mejor función cognitiva en personas mayores. En el artículo que publica la revista «JAMA Internal Medicine» se demuestran los beneficios de la dieta mediterránea para prevenir o retrasar el deterioro cognitivo asociado al envejecimiento que eventualmente termina en demencia o alzhéimer. El estudio, derivado del ensayo PREDIMED (Prevención con Dieta Mediterránea), revela que, después de 4 años de seguimiento, las personas que siguen esta dieta complementada con aceite de oliva virgen extra o frutos secos tienen una mejor función cognitiva que las personas asignadas a la dieta control
El trabajo se suma así a las evidencias que sugieren que hay una ‘poderosa’ asociación ente los hábitos alimentarios y el rendimiento cognitivo. El estrés oxidativo (incapacidad del organismo para desintoxicarse adecuadamente) se considera clave en el deterioro cognitivo y muchas investigaciones previas sugieren que el patrón de dieta mediterránea puede estar relacionado con una mejor función cognitiva y un menor riesgo de demencia. Sin embargo, los estudios observacionales que han examinado estas asociaciones han presentado ciertas limitaciones.
Debido al aumento en la frecuencia de las enfermedades como el alzhéimer u otros tipos de demencia, asociadas a la avanzada edad de la población, los investigadores se afanan en estrategias sencillas que puedan prevenirlas o bien retrasar su aparición se haya convertido en una prioridad de salud pública. Una de ellas es la dieta. Las personas que siguen esta dieta complementada con aceite de oliva virgen extra o frutos secos tienen una mejor función cognitiva
Ahora, en el estudio realizado por un equipo del Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi Sunyer, el Hospital Clínic, de Barcelona, y el CIBERobn, del Instituto de Salud Carlos III de Madrid, y se han comparado la dieta mediterránea suplementada con aceite de oliva o frutos secos con una dieta control baja en grasas.

Fuente: ABC



Compartir en Facebook Compartir en Google+ Compartir en Twitter Compartir en Pinterest