La información podría servir para avanzan en un nuevo tratamiento para los seres humanos con enfermedades del corazón
ABC Tejido cardiaco
Aunque el corazón humano no puede regenerarse por sí mismo, el del pez cebra sí es capaz de sustituir fácilmente las células perdidas por daños o enfermedad. Ahora, investigadores de la Universidad de Duke (EE.UU.), han descubierto las propiedades de una capa externa del corazón conocida como el epicardio que podría ayudar a explicar la capacidad del pez para regenerar el tejido cardíaco. Las conclusiones de este estudio apuntan a un posible objetivo para la reparación de los daños causados por un ataque al corazón en humanos.
Tal y como explican en un artículo en «Nature», después de una lesión, las células del epicardio del pez cebra se activan y fabrican nuevas células para cubrir la herida mediante la secreción de sustancias químicas que ayudan a las células musculares a crecer y dividirse y, además, fomenta la formación de nuevos vasos sanguíneos que llevan oxígeno a los tejidos nuevos.
Los investigadores han visto ahora que cuando esta capa crítica del corazón está dañada, todo el proceso de reparación se retrasa a medida que el epicardio se somete a una serie de autocuración antes de ocuparse del resto del corazón. La nueva investigación muestra que el proceso requiere la señalización a través de una proteína llamada Sonic Hedgehog y demuestra que añadir dicha molécula a la superficie del corazón puede dirigir la respuesta a la lesión epicárdica.

Fuente: ABC



Compartir en Facebook Compartir en Google+ Compartir en Twitter Compartir en Pinterest