Las autoridades sanitarias de Honduras confirmaron hoy la primera muerte en el país a causa del síndrome Guillain-Barré, desde el inicio de la epidemia de Zika, virus que se sospec

Gráfico: ¿Qué es el síndrome de Guillain-Barré?

La FDA estudia la suelta de mosquitos transgénicos en Florida para combatir los vectores del Zika

Las autoridades sanitarias de Honduras confirmaron hoy la primera muerte en el país a causa del síndrome Guillain-Barré, desde el inicio de la epidemia de Zika, virus que se sospecha puede estar relacionado con este trastorno.

"Tenemos un fallecimiento por el síndrome Guillain-Barré", indicó este viernes el subsecretario hondureño de Salud, Francis Contreras, en una rueda de prensa.

El fallecido, cuya identidad no ha sido revelada, era un hombre residente en San Pedro Sula, norte hondureño, cuya muerte se produjo la semana pasada, señaló el alto funcionario, aunque no precisó si padecía el virus del Zika, ni más detalles del caso.

Contreras enfatizó que "lamentablemente" el Zika tiene "una asociación muy fuerte con el Guillain-Barré y también con la microcefalia", aunque aún no hay comprobación científica consolidada.

La Secretaría de Salud de Honduras registra en lo que va de 2016, globalmente, unas 27.000 personas que han contraído el Zika, Chikungunya y dengue, enfermedades que son transmitidas por el mosquito Aedes aegypti.

Las autoridades sanitarias también registran 185 casos de mujeres embarazadas que han contraído el Zika, mientras que otras 57 personas han sido afectadas por el síndrome de Guillain-Barré, añadió.

Una mujer hondureña embarazada que el pasado 27 de febrero había sido registrada con síndrome Guillain-Barré, asociado al Zika, perdió su bebé de dos meses de gestación, el pasado día 1 de marzo.

Las autoridades también indicaron que este es el primer caso registrado en Honduras de una mujer embarazada con el síndrome Guillain-Barré.

Desde que se inició esta epidemia en Brasil, son muchos los laboratorios que están intentando luchar contra el mosquito transmisor del virus. Entre otras iniciativas se han planteado la suelta de mosquitos transgénicos para eliminar a este vector. Sin embargo, no todo el mundo está a favor de realizar esta medida.

Por este motivo, la Agencia que regula los medicamentos y productos sanitarios en EEUU (FDA, según sus siglas en inglés) ha llevado a cabo un estudio cuyos resultados preliminares acaba de publicar y que concluyen que el uso de mosquitos transgénicos para combatir el vector del Zika y otros virus en Florida no tendría ningún efecto adverso ni en el medio ambiente ni en la población.

Las conclusiones del informe, ahora abierto a comentarios públicos, coinciden con las de la evaluación ambiental de la biotecnológica británica Oxitec, la empresa que creó el que se ha comenzado a conocer coloquialmente como "mosquito bueno".

La FDA debe analizar los comentarios del público antes de decidir si aprueba el ensayo con mosquitos transgénicos en un sector de Key Heaven, en el sur de Florida.

El mosquito es una versión modificada genéticamente del Aedes aegypti, el vector del Zika, el dengue y el Chikungunya, con el que ya se han hecho pruebas en Brasil y Panamá.

Según el informe de la FDA, es "improbable" que su uso tenga efectos adversos en la naturaleza, en otras especies de animales y en la población.

Además, el riesgo de que el mosquito se establezca en la zona o se expanda a otras áreas se considera "insignificante".

"La prueba es corta en el tiempo y cualquier efecto adverso no previsto es improbable que se propague o persista en el medio ambiente", explica el informe.

"Y lo que es más importante, el estado del medio ambiente se restaura cuando concluye la liberación de los mosquitos, ya que todos mueren", añade.

Con estas conclusiones, la FDA considera que la prueba con estos mosquitos "no tendría un efecto significativo, ni individual ni acumulativo, en la calidad del medio en Estados Unidos".

De acuerdo con Oxitec, el macho transgénico ha demostrado ser efectivo en la reducción de poblaciones de mosquitos, ya que está diseñado para que al aparearse con hembras produzca crías que heredan un gen letal que les impide llegar a adultos.

Organizaciones nacionales como Food & Water Watch han advertido de que estos insectos no están regulados adecuadamente por agencias federales o locales, y pueden presentar riesgos significativos para la salud humana y el medio ambiente.

La lucha contra el Aedes aegypti se ha convertido en una prioridad de salud para los gobiernos de América Latina y el Caribe, la región más afectada por el actual brote de Zika.

Estados Unidos todavía no ha registrado ningún contagio local pero las autoridades no descartan que pueda haberlos a medida que suben las temperaturas en estados del sur como Texas, Luisiana y Florida, donde hay presencia del mosquito.

Fuente: El Mundo



Compartir en Facebook Compartir en Google+ Compartir en Twitter Compartir en Pinterest