El principal objetivo de las bombillas de bajo consumo es, precisamente, poder reducir la cuantía de la factura de la luz. Además, también tienen una resistencia férrea al paso del tiempo y, aunque haya que pagar algo más por ellos en un primer momento, la inversión se termina amortizando. Ahora bien, los expertos han determinado…

El principal objetivo de las bombillas de bajo consumo es, precisamente, poder reducir la cuantía de la factura de la luz. Además, también tienen una resistencia férrea al paso del tiempo y, aunque haya que pagar algo más por ellos en un primer momento, la inversión se termina amortizando.

Ahora bien, los expertos han determinado que en el proceso de fabricación de estos elementos se podría haber utilizado sustancias tóxicas? en concreto, mercurio.

Se cree que en cada bombilla se ha utilizado nada menos que 30 mg. Ese gas se puede liberar si se produjera un accidente y la bombilla se rompiera? lo peor de todo es que nos afectará tanto por vía respiratoria cómo a través de la piel, por lo que no debe de tomarse a broma.

En el caso de que se rompa una de estas bombillas se recomienda abandonar la habitación durante unas 4 horas para que la sustancia se disipe. Después cuando volvamos, utiliza guantes protectores para evitar el contacto directo con el mercurio.

Introduce los restos en una botella de agua y ventila bien la habitación.

A continuación, te dejamos un video donde se amplía la información.

 

 

Fuente: Noticias Interesantes



Compartir en Facebook Compartir en Google+ Compartir en Twitter Compartir en Pinterest