La Generalitat y el Gobierno de Andorra, donde se embotelló el agua contaminada, investigan el origen de la intoxicación

El brote de gastroenteritis que provocó el consumo de agua embotellada en mal estado ya ha dejado 2.020 afectados en 190 empresas de Barcelona ciudad, el área metropolitana y algunas zonas de Tarragona. El origen de la intoxicación está en las garrafas de agua procedentes de la Font d'Arinsal, en Andorra, y distribuidas por la empresa Eden en los días 7,8, 11, 12 y 13 de abril. La compañía retiró de forma preventiva seis lotes con 6.158 vasijas repartidas a 925 empresas.

La Agencia de Salud Pública de Cataluña (ASPCAT), que notificó el brote el pasado viernes, investiga ahora junto a las autoridades andorranas el motivo de la intoxicación. Según un portavoz del Departamento, "el grueso de las investigaciones sobra la causa del brote lo lleva el gobierno de Andorra", ya que el manantial sospechoso está ubicado allí y el embotellamiento del agua se realizó también en el país vecino. Salud Pública todavía no tiene los resultados de las analíticas realizadas al agua contaminada y a las personas afectadas por el brote.

Según el Departamento, todos los afectados presentaron un cuadro clínico leve y sólo uno requirió ingreso, aunque su evolución es favorable. La sintomatología, que remite en 48 horas, consiste en dolor abdominal, náuseas, vómitos, diarrea y fiebre leve.

La distribuidora Eden, por su parte, aseguró el viernes que han contactado con todos los clientes afectados para retirar el agua de los lotes en mal estado y reemplazar las garrafas contaminadas por otras de otro manantial. Además, la compañía limpiará de forma preventiva todas las fuentes que hubiesen suministrado el agua contaminada. 

Aunque Salud Pública ya verificó el viernes que se habían retirado todos los lotes sospechosos, la cifra de afectados podría ser mucho mayor ya que, al tratarse de una patología leve, no todos los casos han acudido al médico a tratarse y, por tanto, no han sido registrados por el Servicio de Vigilancia Epidemiológica de la ASPCAT.

Fuente: El Pais



Compartir en Facebook Compartir en Google+ Compartir en Twitter Compartir en Pinterest