La enfermedad, en algunos casos, puede resultar mortal, aunque los expertos no sabían las razones
La mayoría de las personas se recuperan de una gripe al cabo de un tiempo; sin embargo para otras la gripe puede ser una enfermedad mortal, o al menos de graves consecuencias. Los expertos no han podido determinar qué es lo que hace más vulnerable a unas personas frente a este virus pero, según un artículo que se publica en «Science», la causa puede estar en los genes.
Un equipo internacional del Laboratorio de Genética Humana de Enfermedades Infecciosas ha analizado el genoma de una niña que contrajo una forma grave de la gripe a los dos años y medio, y así han descubierto que es portadora de una mutación genética, desconocida hasta ahora, que causa una sutil disfunción en su sistema inmunológico. Los expertos creen que determinadas mutaciones genéticas podrían ser la causa de algunas formas graves de la gripe en los niños y sugieren, en cualquier caso, que el sistema inmune de la niña carece de algunos mecanismos que la protegerían frente al virus, que sí los tienen la mayoría de los humanos. En las personas más vulnerables la gripe pueden causar dificultad respiratoria aguda, que es potencialmente mortal
La gripe estacional es una infección viral aguda causada por un virus. Se caracteriza por fiebre alta, dolores de cabeza, musculares, etc. Aparte de la vacunación, su tratamiento es solo sintomático, pero en la mayoría de los casos, los pacientes se recuperan al cabo de una semana; sin embargo, en las personas más vulnerables la gripe pueden causar dificultad respiratoria aguda, que es potencialmente mortal.
La gripe suele ser más grave en aquellas personas con factores de riesgo conocidos, como la enfermedad pulmonar crónica. No obstante, la causa de la mayoría de los casos mortales sigue siendo inexplicable, especialmente en los niños. También resulta sorprendente para los investigadores la ausencia de casos graves en pacientes con inmunodeficiencias, que debería incrementar la susceptibilidad a las infecciones.

Fuente: ABC



Compartir en Facebook Compartir en Google+ Compartir en Twitter Compartir en Pinterest