Las lentes con tecnología de telescopios espaciales son capaces de reducir hasta en un 40% la ceguera provocada por esta enfermedad degenerativa
Miles de afectados por degeneración macular asociada a la edad (DME) podrán volver a conducir, leer, ver la televisión y reconocer caras gracias al último avance óptico creado por el Laboratorio de Óptica de la Universidad de Murcia (LOUM). El equipo de investigación que dirige Pablo Artal, se ha servido de tecnología propia de los telescopios espaciales para crear unas lentes intraoculares capaces de disminuir la pérdida de visión progresiva e irreversible que padecen los afectados por este grave trastorno ocular.
La degeneración macular asociada a la edad es la primera causa de ceguera en mayores de 55 años en países occidentales, con más de 25 millones de enfermos en todo el mundo. El paciente pierde la visión central al dañarse los vasos sanguíneos que irrigan la mácula, una zona de la retina que se encarga de que nuestra vista sea más nítida y pueda apreciar los detalles. Los enfermos con DME en fase aguda estaban condenados a la ceguera al no existir un tratamiento farmacológico ni quirúrgico eficaz y seguro. Hasta hoy.
La revista científica «Biomedical Optical Express» describe en su último número el avance tecnológico que el equipo Artal ha desarrollado para obtener los minitelescopios en estrecha colaboración con el doctor Qureshi, director y fundador del London Eye Hospital (Reino Unido). El propósito de este oftalmólogo era intervenir a los afectados por DME utilizando el mismo tipo de microcirugía que se emplea en la operación de cataratas.

Fuente: ABC



Compartir en Facebook Compartir en Google+ Compartir en Twitter Compartir en Pinterest