El hijo de la mujer, que era diabética, pesó 4,5 kilos al nacer y sufre parálisis en un brazo provocado en el parto

El hospital universitario Infanta Sofía, en San Sebastián de los Reyes, tendrá que indemnizar con 135.000 euros a una madre porque su bebé nació con graves lesiones provocadas durante el parto. Así sentencia el Juzgado de Primera instancia número 8 de Madrid y confirma la Sección 14 de la Audiencia Provincial.

La mujer, que en el momento del embarazo tenía 20 años, recibió una negligente atención médica, pues los facultativos que la vieron optaron por un parto vaginal sin informarle de los riesgos que podía haber si optaban por este método teniendo en cuenta que desde los 12 años sufre diabetes y había engordado durante el embarazo un 50% de su peso y que su hijo presentaba un gran tamaño: mostraba un percentil 97 en la semana 34 del embarazo. El día anterior del parto, durante la semana 36, calcularon su peso en 3,6 kilos, pero al nacer pesó 4,560 kilos.

En el momento del parto los médicos emplearon fórceps para sacar al bebé y viendo que el parto se complicaba, emplearon una maniobra ?la de McRoberts?que causó la parálisis que sufre el menor. Así lo comprobaron el mismo día en que nació en el servicio de neonatología, donde comprobaron que horas después de nacer presentaba hematomas faciales y que tenía el brazo izquierdo completamente flácido.

El hospital alegó que el parto fue normal pero el abogado de la madre dice que ha quedado probado que los médicos tuvieron que hacer mucha fuerza para sacar al bebé por su gran tamaño. "Se sabe que cuando los bebés son grandes, como se confirmó en todas las ecografías, es más difícil que el bebé salga sin problemas por el canal del parto", dice el abogado de la víctima, Rafael Martín, de la Asociación Víctimas de Negligencias Sanitarias (AVINESA).

"El médico no informó a la paciente del riesgo que conllevaba someterla a un parto", subraya el experto, que señala que si se le hubiese realizado una cesárea se hubiese reducido al 4% el riesgo de padecer una parálisis de la extremidad. ?Todo podía haberse evitado si se hubieran tenido en cuenta los antecedentes maternos y fetales, que aconsejaban una cesárea claramente?.

Un año después de nacer, el bebé tuvo que ser sometido a una operación en el hospital de La Paz con buen resultado aunque sigue con falta de movilidad en la extremidad y presenta el hombro caído. La Consejería de Asuntos Sociales de la Comunidad de Madrid le ha reconocido una discapacidad del 37%.

Zurich, la aseguradora del Instituto Madrileño de Salud, se hará cargo del pago, que todavía no ha realizado. En estos momentos la cuantía de la indemnización, teniendo en cuenta los intereses de demora, asciende a 158.000 euros.

Fuente: El Pais



Compartir en Facebook Compartir en Google+ Compartir en Twitter Compartir en Pinterest