La pérdida de audición es el trastorno más común entre los extrabajadores de los laboratorios nucleares del Departamento de Energía de los Estados Unidos, según indica el último informe del programa anual de revisiones para antiguos empleados. Cerca del 60% de aquellos trabajadores evaluados en 2014 padecían pérdida de audición inducida por ruido.

La pérdida de audición es el trastorno más común entre los extrabajadores de los laboratorios nucleares del Departamento de Energía de los Estados Unidos, según indica el último informe del programa anual de revisiones para antiguos empleados. Cerca del 60% de aquellos trabajadores evaluados en 2014 padecían pérdida de audición inducida por ruido.

Un informe sobre los resultados de las revisiones médicas de antiguos empleados de los laboratorios nucleares del Departamento de Energía de los Estados Unidos, que involucra a trabajadores del laboratorio, producción y construcción, indica que la pérdida de audición es el trastorno más común. El 60% de los antiguos empleados, que se sometieron a revisión, padecían pérdida de audición inducida por ruido.

Prácticamente, en 3 de cada 4 instalaciones evaluadas, a más del 50% de aquellos que fueron examinados se les diagnosticó una pérdida de audición inducida por ruido. En siete de las ubicaciones estudiadas, dos de cada tres exempleados presentaban una pérdida de audición inducida por ruido. Las tres instalaciones que mostraron los porcentajes más elevados fueron: la Planta de Munición del Ejército de Iowa (83,3%), el Departamento de Seguridad Nacional de Nevada (77%) y la Planta de Difusión de Gas de Paducah (76,9%).

No todos se revisan

A pesar de que el propósito de las revisiones es ?identificar enfermedades o indicios de desarrollar una enfermedad en un estadio temprano?, según afirma el informe, no todos los antiguos empleados de los laboratorios nucleares deciden realizarse las pruebas.

En todo el territorio estadounidense, se estima que más de 600.000 exempleados tienen el derecho a realizarse las revisiones de forma gratuita, incluyendo una reevaluación cada tres años. En particular, estas revisiones pretenden ?detectar los efectos en la salud relacionados con el trabajo de una amplia gama de situaciones potencialmente peligrosas?, como por ejemplo, la exposición a radiaciones, berilio, láseres, disolventes y ruido.

¿Enfermedad laboral?

No siempre es posible determinar si un síntoma o enfermedad en particular está relacionado con el trabajo. Por ejemplo, la pérdida de audición puede formar parte del proceso natural de envejecimiento (pérdida auditiva relacionada con la edad), o puede tratarse de una pérdida de audición inducida como consecuencia de actividades personales por exposición a música muy alta o disparos de armas. Asimismo, algunas enfermedades pueden causar pérdida de audición. Los factores genéticos también pueden influir para que una persona sea más susceptible de padecer una pérdida auditiva que otra. Además de que la pérdida de audición puede producirse a su vez por el consumo de ciertos medicamentos.

A continuación se encuentra el informe completo (en inglés):

energy.gov/sites/prod/files/2015/03/f20/2014_FWP_Annual_Report.pdf

Fuentes:www.independentnews.com y energy.gov/

Fuente: www.hear-it.org



Compartir en Facebook Compartir en Google+ Compartir en Twitter Compartir en Pinterest