Los tejidos también protegen de las quemaduras solares. Olvide el vestido de lino. Y lleve sombrero siempre

Con la llegada del verano, el interior de los armarios se transforma. Atrás queda el recuerdo de abrigos, chaquetas, faldas o pantalones elaborados con texturas invernales recias. Las prendas con tejidos de tonalidades claras y estructura liviana pasarán a ser las protagonistas de nuestro guardarropa durante los próximos meses, sin ser conscientes de que la elección de la ropa puede determinar el grado de protección frente a los efectos dañinos de las radiaciones solares sobre la piel. Un uso adecuado de los textiles ?ropa, accesorios o complementos?, junto con la utilización de una fotoprotección tópica idónea, puede ayudar no solo a reducir el riesgo de cáncer de piel, sino también a disminuir el fotoenvejecimiento y la fotosensibilidad de nuestra epidermis.

Antonio Martorell, médico adjunto especialista en Dermatología en el Hospital de Manises de Valencia, señala que ?los nuevos tejidos preparados para proteger frente al sol, identificados con las siglas UPF (Utraviolet Protection Factor), permiten mejorar los resultados de protección que nos proporcionan las cremas fotoprotectoras. Debemos recordar que las pantallas de fotoprotección tópicas protegen del sol un máximo de dos horas desde su aplicación, por lo que este tipo de tejidos pueden ayudar a evitar quemaduras en esas fases en las que la renovación de la crema no se produce con la frecuencia recomendada?. Su uso en la playa durante el periodo estival evita quemarse, ?hecho especialmente relevante en la infancia, donde el número de quemaduras aumenta de forma exponencial el riesgo de cáncer de piel en el futuro?, indica el doctor Martorell.

Las propiedades de protección de los tejidos dependen del tipo de hilo y la densidad de la malla. Algunos funcionan incluso en mojado

Desde hace más de 30 años, la marca de material, ropa y calzado deportivo Decathlon diseña productos para la protección solar, siendo el año 2004 el punto de inflexión en el desarrollo de estos artículos anti-UV gracias al desarrollo de una amplia gama de top solares, que se han convertido en un icono para los deportes acuáticos.

Edouard du Doré, jefe de productos de protección solar de la firma de equipamiento deportivo Tribord, indica que ?la peculiaridad de su protección solar es que funciona incluso cuando se está mojado, toda la gama es UPF 50 + , y protege más de un 95% de los rayos UV. Las propiedades de la protección dependen del tipo de hilo y la densidad de la malla. Nosotros añadimos además partículas cerámicas en la fibra que mejoran las filtraciones de absorción de las radiaciones UV?.

El investigador del Laboratorio de Fotobiología Dermatológica de la Universidad de Málaga, José Aguilera Arjona, publicó recientemente en la revista Photochemistry and Photobiology, perteneciente a The American Society for Photobiology (ASP), el artículo Factor de protección de los tejidos de verano frente a las radiaciones solares. El estudio apunta a que no todas las telas protegen con la misma eficacia. Según Aguilera, ?las camisetas de algodón y los polos, al igual que la ropa técnica deportiva de poliéster, por el hecho de tener un entramado tipo punto dan valores de protección muy altos. Pero, los tejidos calados, como las camisas de algodón o lino, tienen factores de protección tan bajos que los descarta como artículos con capacidad de protección?.

Los tiempos en los que los solares resultaban pegajosos y blanquecinos son, por fin, crema pasada. Las nuevas fórmulas buscan el placer en su uso para garantizar la protección. Lea sobre los últimos avances en nuestra aplicación.

El textil más recomendable para verano es aquel capaz de transpirar, como la ropa técnica deportiva de poliéster. ?Su diseño asegura una transpiración idónea al estar elaborado en forma de bicapa, que hace que la monocapa pegada a la piel extraiga la humedad por efecto de capilaridad, mientras que la segunda monocapa, la más externa, favorece la evaporación del sudor", añade el investigador.

También existen métodos y procesos tecnológicos que favorecen el aumento del factor de protección ultravioleta de un textil. En estos casos, tal y como menciona Aguilera Arjona, ?se busca añadir fotoprotección incluyendo sustancias adheridas al hilo que favorezcan la absorción de los UV. Estos tejidos tienen que pasar una serie de test estándar en cultivos celulares, que garanticen la no toxicidad del mismo, tanto cuando están en contacto con la piel como con los ojos".

El UPF (Factor de Protección Ultravioleta) expresa su eficacia protectora. ?El etiquetado no es obligatorio y la consideración de la protección varía según los diferentes grupos de control y estandarización de los países. En Europa, un UPF 40 es muy buena protección?, explica Leonor Prieto, directora científica de La Roche- Posay. Tenga en cuenta:

1. La proporción de superficie del tejido que está cubierto por el hilo determina el grado de protección de un artículo textil. Cuanto más tupido, mejor.

2. El tipo de fibra influye en la permeabilidad de los rayos UV. ?La más protectora es el poliéster y la menos, el algodón?, según Prieto.

3. Los colorantes pueden influir mucho en la permeabilidad de UV en los tejidos: el UPF de un textil es tanto mayor cuanto más oscuro es el tono.

4. El UPF de una prenda mojada puede ser significativamente menor que una seca.

El agua en el entramado del tejido puede reducir el efecto de dispersión y aumenta la permeabilidad de UV. Además, según Martorell, ?los lavados, el uso y el sudor las desgastan, dañando su capacidad fotoprotectora?. Se recomienda renovar la prenda cada año.

Para evitar que el sol dañe cualquier rincón de nuestra piel, en verano no debemos dejar de utilizar sombreros y gorras como pantalla física de fotoprotección para rostro y cuello. Los materiales, y sobre todo la anchura del ala, influyen en su capacidad fotoprotectora. Alas pequeñas (menores de 2,5 centímetros) proporcionan escasa protección y solo en algunas zonas faciales, mientras que las alas anchas (mayores de 7,5 centímetros) protegen cara, pabellones auriculares y cuello. En cuanto a las gafas de sol para proteger los ojos y las áreas perioculares, la American Academy of Ophthalmology (AAO) recomienda aquellas que bloqueen el 99% de la radiación UVA y B. La protección se relaciona con el color o la oscuridad de las lentes.

Y si lo que buscamos es una protección integral frente a los rayos UV se recomienda utilizar otros accesorios como sombrillas, tiendas de campaña, etcétera. En este sentido, Aguilera Arjona manifiesta que, realmente, ?no es necesario que estos objetos lleven sustancias añadidas anti-UV. Su propia fabricación se realiza con tejidos tan entrelazados que no permiten prácticamente el paso de la luz?. Y añade que la mayoría de las tiendas de campaña se diseñan para ser impermeables al agua y una sombrilla fabricada con tejido de poliéster tiene un factor de protección solar por encima de 30, al igual que la lona de una tienda.

Se trata de utilizar los mejores recursos disponibles para combatir el cáncer de piel, una enfermedad de la que cada año se diagnostican en España 3.600 nuevos casos, según la Asociación Española contra el Cáncer (AECC).

Fuente: El Pais



Compartir en Facebook Compartir en Google+ Compartir en Twitter Compartir en Pinterest