El interés en la congelación de óvulos es cada vez más creciente. ¿Garantiza un embarazo?

La ciudad japonesa de Urayasu ha anunciado que sufragará gran parte del coste de la congelación de óvulos de las mujeres que vivan allí, como parte de un programa destinado a aumentar la baja tasa de natalidad del país nipón. Y es que la congelación de óvulos es una medida cada vez más utilizada para mejorar las posibilidades de las mujeres de concebir a edades más avanzadas. Conozcamos cinco datos clave sobre la congelación de óvulos:

 

A pesar del interés creciente en la congelación de óvulos, la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva explicó que no hay suficientes datos para recomendar que las mujeres congelen sus huevos con el único propósito de retrasar la maternidad ya que “se carece de estudios para apoyar la seguridad, eficacia, ética, riesgos emocionales y rentabilidad de la congelación de óvulos para este propósito”. Sí es aconsejable para otros grupos de mujeres, por ejemplo, mujeres con cáncer que pueden perder su fertilidad durante el tratamiento de quimioterapia.

Según los centros de fertilidad, el porcentaje de mujeres que congela sus huevos y luego vuelve para utilizarlos es relativamente bajo. De hecho, en un estudio de un equipo de investigadores en una clínica de fertilidad en Santa Mónica, California (EE.UU.) hallaron que de 2007 a 2012, 232 mujeres congelaron sus óvulos para demorar la maternidad, pero el 95% de ellas todavía no había hecho uso de los mismos aún en 2015. La mayoría opinaba que creían ser capaces de tener hijos por otros medios o que todavía no estaban listas para ser madres.

 

La congelación de óvulos no es una “póliza de seguro” en caso de no quedarse embarazada

Muchas mujeres que congelan sus óvulos creen que el procedimiento es como una “póliza de seguro” en caso de que no sean incapaces de quedarse embarazadas, pero lo cierto es que congelar óvulos no garantiza el éxito del embarazo. Las tasas de embarazo en Europa van desde el 36 al 61% de éxito. Y es que las posibilidades de embarazo dependen de muchos factores: el número de óvulos que se congelen y a qué edad se congelan los óvulos son dos de los más relevantes.

Al hilo de lo anterior, las posibilidades de embarazo son mayores si una mujer utiliza óvulos congelados entre los 20 y los 30 años en lugar de más tarde, según confirmó la experta en fertilidad de la Universidad de Rochester Medical Center (EE.UU.) Wendy Vitek. Diversos estudios han evidenciado que las tasas de embarazo para mujeres que congelan sus óvulos después de los 38 años son considerablemente más bajas que las que lo hacen a edades más tempranas, según la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva.

 

 

Se desconoce el número exacto de cuántos bebés han nacido a partir de congelación de óvulos, pero según algunas estimaciones, es de unos pocos miles en todo el mundo. Como curiosidad, el procedimiento se utilizó por primera vez en 1986.

 

Fuente: Muy Interesante



Compartir en Facebook Compartir en Google+ Compartir en Twitter Compartir en Pinterest