Identifica ADN circulante con la huella genética del tumor y permitiría tratar precozmente las recaídas en este cáncer
Detectar una metástasis en un cáncer antes de que se produzca es una urgencia para los profesionales, ya que en la mayoría de los casos son las responsables de la gravedad de un tumor. Ahora, según una investigación de la Universidad de Lund (Suecia) podría ser más sencillo: los investigadores proponen un análisis de sangre que detecta el ADN circulante.
Las posibilidades de curación en un cáncer de mama han aumentado en las últimas décadas, sin embargo, si el tumor se metastatiza, la enfermedad sigue siendo esencialmente incurable. Y la principal causa es que las metástasis se detectan tarde, después de que hayan crecido lo suficiente como para causar síntomas o ser identificadas en una exploración radiológica. Pero, si pudieran ser localizadas antes, los expertos creen que podría ser posible tratar precozmente los nuevos tumores y obtener mejores resultados.
El equipo de Lao Saal ha trabajado con ADN circulante libre de células -pequeños fragmentos de material genético de diferentes células que circulan en la sangre-. En situaciones normales, circulan por la sangre pequeñas cantidades de dicho material, pero en el caso de enfermedades como el cáncer, pueden aumentar. Además, en pacientes con cáncer, el ADN circulante contiene las mutaciones genéticas que son específicas para cada tumor. El ADN circulante contiene las mutaciones genéticas que son específicas para cada tumor
Los investigadores reunieron previamente material de un estudio sobre cáncer de mama iniciado en 2002. El material contenía muestras de tumores extirpados quirúrgicamente de pacientes con enfermedad no metastásica, así como muestras de sangre tomadas de los pacientes a intervalos regulares durante los años en las que fueron seguidas.

Fuente: ABC



Compartir en Facebook Compartir en Google+ Compartir en Twitter Compartir en Pinterest