Doctores e investigadores israelíes realizarán en los próximos meses una investigación amplia y, según define el diario Haaretz,

La investigación incluirá a 120 niños y adultos que presentan conductas agresivas con ellos mismos y su entorno

¿Qué países han legalizado el cannabis?

Doctores e investigadores israelíes realizarán en los próximos meses una investigación amplia y, según define el diario Haaretz, "pionera en su formato" para mejorar la situación de los autistas a través del cannabis.

Bajo la dirección del jefe del Departamento Infantil de Neurología del Hospital Shaare Zedek de Jerusalén, el doctor Adi Eran, la investigación conjunta de cinco centros sanitarios de Israel incluirá a 120 niños y adultos autistas de ambos sexos que presentan graves problemas de conducta. Los elegidos para la investigación serán tratados con aceite de marihuana muy rica en cannabidiol (CBD). Se trata del principal componente de la planta, con un alcance más extenso en usos médicos.

El empleo de la marihuana terapéutica no es nuevo y la investigación tiene en cuenta los testimonios acumulados en los últimos años en Israel y en todo el mundo sobre el cambio dramático en los síntomas del autismo. La investigación llega tras el éxito en este país del uso de marihuana en pacientes epilépticos que mostraron cambios positivos en su conducta.

En la actualidad, el Ministerio de Sanidad otorga contados permisos para el uso de marihuana en la terapia del autismo. Pero hay casos que invitan al optimismo. "Desde que recibimos el permiso hace un año para tratar a mi hijo con CBD, podemos contar con la palma de una mano sus alborotos", comenta Avigail Dar, de la ciudad israelí de Ramat Hasharon, al periódico de Tel Aviv.

Su hijo Yuval es un joven autista de 23 años que desde los 12 es tratado con medicamentos psiquiátricos. Cinco años después, y junto al desarrollo de la epilepsia, tuvo violentas reacciones contra él mismo y contra los que le rodean. Pero desde que Yuval recibe gotas de aceite de cannabis tres veces al día, la mejora es un hecho. "Hay un descenso de la ansiedad y un aumento de la capacidad de comunicación. Desde mi punto de vista, se trata de un milagro", concluye la madre, que forma parte de un grupo de padres que promueve la investigación para la terapia del autismo y epilepsia con cannabis. Eso sí, reconoce que cada caso es un mundo y que lo que para un autista es positivo, para otro puede no tener efecto alguno.

Los centros de investigación israelíes están considerados una referencia en todo lo que se refiere al autismo. Según el doctor Eran, los efectos causados en los casos tratados hasta la fecha son positivos o nulos. Es decir, sin incidencia negativa. En cualquier caso, pide "paciencia" y esperar a los resultados de la investigación clínica."Se trata de una gran e importante investigación tanto en relación a los trabajos clínicos supervisados sobre cannabis como, por supuesto, sobre el autismo", comenta sobre un estudio sin sustancias tóxicas y en proceso de recibir autorización del Ministerio de Sanidad.

Ante la posibilidad de que la publicación de esta investigación provoque ahora el interés y posterior llamada de numerosos padres de niños autistas, Eran recuerda que la investigación se centra en un espectro muy determinado del autismo. Los participantes en este ensayo tienen desde los 4 hasta los 30 años y ofrecen un cuadro de agresiones físicas hacia el entorno y hacia ellos mismos.

El ministro israelí de Sanidad, Yaakov Litzman, ordenó hace unos meses la promoción de una ley en el Parlamento que garantice la venta generalizada de marihuana terapéutica en farmacias con previa prescripción médica. Hasta la fecha, se calcula que más de 25.000 personas usan marihuana como medida terapéutica.

Según los expertos, Israel es un país puntero en todo lo relacionado con el cannabis terapéutico (a nivel científico, académico y tecnológico). Cabe destacar en este sentido que Tel Aviv alberga del 11 al 13 de septiembre el Congreso Internacional por el Cannabis como Medicamento.

Por otro lado, el Ejército israelí cuenta con un programa voluntario de reclutamiento y entrenamiento de jóvenes autistas que, a diferencia del resto de jóvenes del país, no están obligados a cumplir con el servicio militar. El plan Roim Rajok ("Miramos lejos", en hebreo) les da la posibilidad de servir en posiciones relacionadas con Administración e Inteligencia, así como preparación para determinados puestos en el mercado laboral civil.

La web militar reveló que en la secreta Unidad 9900 del Departamento de Inteligencia hay un grupo de jóvenes diagnosticados dentro del espectro del autismo que exhiben una "memoria fenomenal y extraordinarias capacidades visuales y analíticas".

La Unidad 9900 actúa en la sombra y se ocupa, entre sus principales misiones, del análisis e interpretación de fotografías obtenidas por Inteligencia.

Fuente: El Mundo



Compartir en Facebook Compartir en Google+ Compartir en Twitter Compartir en Pinterest