Los gases son un problema mucho más habitual de lo que te puedas llegar a imaginar; estos se concentran de forma continua en el aparato digestivo, provocando muchas molestias y también dolores. Además, si no se tratan a tiempo, pueden derivar en algunos problemas de gran importancia para la salud. También es un problema estético…

Los gases son un problema mucho más habitual de lo que te puedas llegar a imaginar; estos se concentran de forma continua en el aparato digestivo, provocando muchas molestias y también dolores. Además, si no se tratan a tiempo, pueden derivar en algunos problemas de gran importancia para la salud. También es un problema estético ya que nuestro abdomen parecerá muy abultado.

Alimentación: Si no cuidamos nuestra alimentación, se formarán gases de manera automática. Una dieta pobre en fibra, y elevada en azúcares y en grasas, son los principales motivos de la proliferación de gases. Hábitos alimenticios: No tener unos horarios fijos a la hora de comer, consumir cualquier tipo de alimento sin ni tan siquiera reparar en lo que estamos haciendo? también son algunos de los motivos que ayudan a que se formen. Para evitar eso, es necesario que sepamos lo que tenemos que comer, así como la forma en la que lo tenemos que hacer. El objetivo es que nuestro aparato digestivo siga su curso normal y que los gases se produzcan de la forma adecuada, sin acumularse en nuestro interior.

Es importante que sepamos que los gases son algo normal en nuestro organismo, pero siempre y cuando no se acumulen en exceso. La mayoría de los gases se eliminan a través de los eructos; esos se producen porque, en el momento en el que estamos comiendo, también ingerimos una cierta cantidad de aire que debe de ser expulsada del organismo mediante ese procedimiento natural. Sin embargo, es posible que ese proceso de eructación se pueda llegar a agravar, entonces es cuando vienen los problemas de hinchazón en el estómago o derivado. También debemos de saber que esta hinchazón muchas veces no se llega a hacer una realidad porque el propio organismo dispone de algunos métodos para eliminar todos los gases sin problema. Cuando se van acumulando gases en el interior del organismo, en la zona del intestino empezarán a acumularse, algo que se debe de tratar de inmediato. En el caso de que necesitemos ayuda, no dudes ni por un momento en acudir al médico para que te pueda proporcionar un tratamiento adecuado.

No tenemos que complicarnos demasiado la vida para eliminar los gases, a veces con tan solo algunos pequeños cambios en nuestros hábitos a la hora de comer es más que suficiente. Por ejemplo, no deberíamos de utilizar pajitas porque suponen una vía directa de aire al estómago. Tampoco deberíamos de abusar de las bebidas que tienen mucho gas, ni beber directamente de la botella. Por otra parte, cuando comamos líquidos deberíamos de utilizar una cuchara porque así entra menos aire.

Si comemos despacio y nos esforzamos en que los alimentos queden bien masticados, conseguiremos evitar los gases, o una gran cantidad de ellos. Así la digestión será mucho más lenta y los alimentos no podrán llegar a fermentar en el estómago. Hay algunos vicios que tenemos que dejar desde ya: si tomamos chicles, esto hace que el aire entre continuamente en el intestino y se pueda llegar a acumular. Si fumamos, también se acumulará, siendo este mucho más perjudicial.

También existen algunos alimentos que se deben de controlar en la dieta; no eliminar porque si que pueden ser buenos para la salud. Los lácteos, vegetales como el repollo, la coliflor, el brécol, maíz, cebollas, pepino, nabos, habas? así como los alimentos excesivamente grasos nos podrían llegar a pasar factura. Tampoco se recomiendan las legumbres secas o los endulzantes artificiales. Las uvas y las ciruelas son las dos frutas por excelencia que nos provocan gases. También hay que descartar algunos cereales como el trigo, o el pan que haya sido creado utilizando salvado. Con estas sencillas pautas, podrás evitar de una vez por todas la acumulación de gases.

Fuente: Noticias Interesantes



Compartir en Facebook Compartir en Google+ Compartir en Twitter Compartir en Pinterest