Una universidad de Inglaterra está intentando convertir células de la pulpa dental en neuronas sensoriales para conseguir la regeneración auditiva.

Investigan el uso de células dentales para la regeneración auditiva

21/09/2016

La pérdida auditiva es, de momento, irreversible. Puede minimizarse o corregirse con diferentes soluciones, pero no curarse. No obstante, son diferentes las investigaciones que buscan una manera natural y orgánica de promover una regeneración auditiva. Un buen ejemplo es la investigación que se está llevando a cabo en la Universidad de Sheffield, Inglaterra, donde se están utilizando células de pulpa dental para intentar que se conviertan en neuronas sensoriales y permitan devolver la audición a personas que la han perdido. Obtenidas de clínicas, a las piezas dentales se les realiza una abertura para después remover la parte interior denominada pulpa. Una vez extraída, se coloca en un plato de cultivo; allí se proliferan por si solas las células obtenidas del diente gracias a la generación de distintas condiciones aptas para su supervivencia, como la regulación de ciertos niveles de humedad, oxígeno, suministro de suero y una solución nutritiva llamada DMM, que contiene azúcares, vitaminas y aminoácidos. Una vez completado este proceso, se identifican marcadores específicos que se encuentran en las células del oído, es decir, se hace un análisis molecular de éstas y se compara con las dentales con el fin de hallar y después estudiar sus características similares. El objetivo final es que estas células procedentes de los dientes se estimulen lo suficiente para convertirse en neuronas sensoriales y se pueda alcanzar la regeneración auditiva. Uno de los investigadores, el mejicano Óscar Omar Solís Castro, señala que el proyecto por la regeneración auditiva lleva buen camino y está avanzado: “Al realizar evaluaciones del perfil molecular de las células obtenidas se ha detectado que ya se ha inducido la aparición de genes y proteínas que solo se expresan en neuronas sensoriales, lo cual indica que las células que utilizamos tienen el potencial de serlo”.

Fuente: La Capital

Fuente: www.viviendoelsonido.com



Compartir en Facebook Compartir en Google+ Compartir en Twitter Compartir en Pinterest