A partir de los 90 años la pérdida de audición debida al envejecimiento, también conocida como presbiacusia, incrementa de forma significativa en todas las frecuencias auditivas. Así lo afirma una investigación del Colegio de Médicos y Cirujanos de la Universidad de Columbia (Nueva York, EE.UU). El estudio, publicado en la versión online de JAMA Otolaryngology-Head &

Noticias,Pacientes No comments

A partir de los 90 años la pérdida de audición debida al envejecimiento, también conocida como presbiacusia, incrementa de forma significativa en todas las frecuencias auditivas. Así lo afirma una investigación del Colegio de Médicos y Cirujanos de la Universidad de Columbia (Nueva York, EE.UU).

El estudio, publicado en la versión online de JAMA Otolaryngology-Head & Neck Surgery,  analizó el grado de presbiacusia de 647 pacientes mediante audiometrías. Para ello fueron divididos en cuatro grupos según su edad: 80 a 84 años, 85 a 89 años, 90 a 94 años y mayores de 95 años de edad.

Los investigadores encontraron que los cambios en las frecuencias auditivas eran mayores entre los dos últimos grupos, personas de 90 a 94 años y los mayores de 95 años. Asimismo, descubrieron que la tasa anual de pérdida de audición de baja frecuencia era mayor a partir de los 95 años.

Este trabajo también desveló que existe una infrautilización de los audífonos pues, un 59% de los participantes que los usaban vieron afectada su audición. Los investigadores recalcaron que se debe prestar más atención en aconsejar a los pacientes sobre la aceptación de los audífonos, especialmente en la población de 80 años de edad o más.

Es necesario aumentar el uso de audífonos en la población mayor

En los últimos años la presbiacusia se ha convertido en un problema sanitario para la población mayor. Por ello, es importante fomentar el uso correcto del audífono entre las personas de más edad pues, debido a la pérdida de audición no tratada, pueden correr un mayor riesgo de aislamiento social, depresión, demencia, incapacidad para trabajar o reducir la actividad física.

Fuente: www.quierooir.com



Compartir en Facebook Compartir en Google+ Compartir en Twitter Compartir en Pinterest