La familia, de origen rumano, se la llevó sin esperar a recibir el alta

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía han encontrado en el interior de un coche, estacionado en una gasolinera de las afueras de la ciudad, a una bebé de siete meses desaparecida el lunes de la planta de pediatría del Complejo Hospitalario Universitario de Ourense (CHUO). La pequeña, que había sido ingresada con deshidratación, llevaba dos días durmiendo en el vehículo con sus padres y cuatro hermanos (dos mayores de edad); una familia de origen rumano que llegó a Ourense procedente de Alemania en busca de un trabajo que nunca apareció.

Los efectivos de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana avisaron al 061 para que tanto la pequeña como su hermana de 6 años fueran trasladadas al hospital, en donde permanecen ingresadas.

El padre ha explicado a la policía que hace trabajos temporales en grandes construcciones y que se desplaza por este motivo con toda la familia. Optó por viajar desde Alemania a Ourense, en donde tiene un pariente, en busca de un nuevo empleo. Pero no encontró ni al familiar ni el trabajo.

Según su testimonio, el sábado pasado llevó a la pequeña al hospital ?porque lloraba mucho?. La niña quedó ingresada y evolucionaba bien. Dos días después, ?pensando que ya estaba curada?, se la llevaron sin avisar. Tenían intención de regresar a Alemania pero el viaje se truncó: el coche se estropeó y se vieron obligados a quedarse en él.

Los agentes sospecharon desde el inicio que podrían haber sido los progenitores los que se habían llevado a la niña del hospital sin avisar y sin esperar a recibir el alta médica con el fin de evitar papeleos o incluso el pago de facturas.

De momento, toda la familia permanece ahora en el CHUO, tras rechazar la oferta de acudir a un albergue, a la espera de la recuperación de las dos pequeñas.

Fuente: El Pais



Compartir en Facebook Compartir en Google+ Compartir en Twitter Compartir en Pinterest