El Ministerio de Sanidad de Corea del Sur ha confirmado este lunes tres nuevos casos de Síndrome Respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV, siglas en inglés) que elevan a 18 el númer

El Ministerio de Sanidad de Corea del Sur ha confirmado este lunes tres nuevos casos de Síndrome Respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV, siglas en inglés) que elevan a 18 el número de afectados en el país asiático en menos de dos semanas, incluido un surcoreano que fue diagnosticado en China.

Conforme aumentan los contagios, crece la presión sobre las autoridades surcoreanas, que están recibiendo críticas por su gestión de la crisis sanitaria tanto dentro como fuera del país. "La respuesta inicial al MERS-CoV (...) fue insuficiente", ha afirmado la presidenta surcoreana Park Geun-hye, después de que el ministro de Sanidad se disculpase públicamente por haber subestimado la amenaza de la enfermedad.

En respuesta a las críticas internacionales que han recibido, especialmente por parte de China, las autoridades surcoreanas se plantean tomar medidas más drásticas para controlar el brote de MERS-CoV. Cerca de 700 personas que han tenido contacto con los pacientes permanecen en aislamiento voluntario. No obstante, después de que un hombre surcoreano fuera diagnosticado en la provincia china de Cantón tras ignorar estas recomendaciones, Seúl estudia prohibir que esas personas viajen al extranjero.

Los contagios del coronavirus, cuyo índice de mortalidad supera el 40%, guardan relación con el primer caso diagnosticado: un hombre de 68 años que viajó a Bahrain y regresó a Corea del Sur vía Catar a principios de mayo. Según informaron los medios surcoreanos, el diagnóstico del primer caso de MERS-CoV no se confirmó hasta el 20 de mayo debido a la pasividad del Centro Coreano para la Prevención y el Control de Enfermedades, que en un primer momento rehusó hacer las pruebas pertinentes porque en Bahrain no se habían registrado casos.

A pesar de que la Organización Mundial de la Salud ha comunicado que la transmisión del MERS-CoV entre humanos no es fácil, entre los afectados surcoreanos se encuentran familiares y sanitarios que estuvieron en contacto con el primer paciente.

Hace unos días, China confirmó el primer caso de MERS-CoV en el país: un hombre surcoreano de 44 años que, poco tiempo después de que su padre fuera diagnosticado con la enfermedad, viajó a Hong Kong para luego dirigirse a la ciudad de Huizhou, en la provincia meridional de Cantón. A pesar de que Seúl avisó a Pekín de que una persona que había tenido contacto con afectados se dirigía al país, las autoridades chinas tardaron dos días en localizarlo y hacerle las pruebas que confirmaron que era portador del coronavirus.

Según ha comunicado la Comisión de Salud y Planificación Familiar de la provincia de Cantón, 64 personas que estuvieron en contacto con el afectado durante su viaje desde Hong Kong hasta Huizhou permanecen en cuarentena, aunque ninguna de ellas ha mostrado síntomas de MERS-CoV por ahora. El estado del paciente surcoreano, sin embargo, se ha agravado desde que fue diagnosticado.

En Hong Kong, mientras tanto, las autoridades locales han informado del aislamiento de 18 personas que tuvieron contacto con el afectado, incluidas dos surcoreanas que en un principio se negaron a aceptar esta medida.

El MERS-CoV, que fue identificado en humanos en 2012, está relacionado con el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS, siglas en inglés), pues ambas enfermedades están causadas por coronavirus de la misma familia. El diagnóstico del primer caso de MERS-CoV en China ha provocado gran preocupación porque el país aún tiene un vivo recuerdo de la epidemia de SARS que sufrió en 2003, cuando murieron cientos de personas y el turismo cayó estrepitosamente durante los meses más críticos.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, se cuentan más de 1.150 casos de MERS-CoV y al menos 427 muertes relacionadas con el coronavirus a nivel global.

Hasta ahora, la enfermedad había afectado principalmente a países de Oriente Medio. Con 18 casos confirmados, Corea del Sur se convierte en el cuarto país del mundo con más pacientes, después de Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos y Jordania, según el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades.

Después de casi dos semanas de crisis sanitaria y la confirmación de nuevos casos, las consecuencias del brote de MERS-CoV en Corea del Sur ya se están dejando sentir. Ante las perspectivas de que descienda el turismo y aumente la demanda de medicamentos, en la cotización bursátil de este lunes han caído significativamente las acciones de las aerolíneas y las empresas hoteleras nacionales, mientras que las farmacéuticas están al alza.

Fuente: El Mundo



Compartir en Facebook Compartir en Google+ Compartir en Twitter Compartir en Pinterest