Un nuevo medicamento en forma de crema se une al mercado de fármacos para el tratamiento de la disfunción eréctil (DE), más conocida como impotencia sexual. 

Se trata de alprostad

Un nuevo medicamento en forma de crema se une al mercado de fármacos para el tratamiento de la disfunción eréctil (DE), más conocida como impotencia sexual.

Se trata de alprostadilo en crema, disponible en España desde el pasado mes de mayo. Este medicamento se administra con un aplicador monodosis, en pequeña cantidad en la punta del pene y actúa de forma directa sobre la erección. Se trata del primer tratamiento tópico indicado para la disfunción eréctil que incluso puede ser utilizado en pacientes cardíacos, hipertensos y diabéticos. Siempre mediante prescripción médica.

En la actualidad, más de dos millones de españoles tienen DE, una de las disfunciones sexuales más frecuentes junto con la eyaculación precoz. Se trata de una patología asociada a la edad y según diferentes informes, su incidencia se cifra entre el 2 y el 10% en hombres de entre 40 y 50 años; entre el 30-40% en hombres de entre 60 y 70; y en más del 50% en mayores de 70.

Para hacer frente a esta disfunción, existe en la actualidad diferentes fármacos. Hace 18 años salió a la luz la famosa pastilla azul, más conocida como Viagra, a la que siguieron Levitra y Cialis, y más recientemente -hace apenas un año- un nuevo medicamento conocido con el nombre de Spedra. El mercado en nuestro país, se disparó más si cabe, en el año 2013 con la aparición de los genéricos. Fundamentalmente, por sus ventajas en el precio.

Ahora y dentro de todo el arsenal terapéutico de fármacos se une este nuevo tratamiento tópico. Una revisión de estudios publicados en la revista Urology, realizada por el doctor Ignacio Moncada, jefe del Servicio de Urología del Hospital de la Zarzuela junto con la doctora Béatrice Cuzin, del Hospital Universitario E. Herriot de Lyon (Francia) ha constatado su eficacia, de un 86%. Esto es, de una muestra de aproximadamente 600 pacientes (en su segunda fase) el 83% de los pacientes que estaban diagnosticados con DE grave notó una mejoría en sus erecciones.

"Consigue un efecto rápido desde los primeros minutos, logra una rigidez entre los cinco y 30 desde su aplicación y puede durar más de una hora. Además, no interacciona con otros medicamentos, ni alimentos o bebidas alcohólicas", ha afirmado en rueda de prensa el doctor Moncada.

"Cubre necesidades que no estaban cubiertas", ha añadido este especialista: "Cuando miramos los medicamentos, se constatan fundamentalmente, tres factores: eficacia, seguridad y la posibilidad de usarse fácilmente. El medicamento cubre estas tres partes. Su uso es fácil, ya que se aplica directamente en el pene (donde está el problema) y puede administrase minutos antes de la relación sexual, mientras que los demás fármacos tienen que administrarse una o dos horas antes".

Se adquiere sólo en farmacias, con receta médica y requiere refrigeración. "Es un caja de cuatro comprimidos y su precio es de 47 euros", ha señalado Miguel Isla, director general de Laboratorios Casen Recordati. Por su parte ha añadido Natalio Cruz, responsable de Andrología en el Hospital NISA Sevilla Aljarafe y jefe del Servicio Andrológico Andromedi, está indicado como tratamiento de primera línea para pacientes con DE, o bien como "rescate" de la medicación.

De este modo, existen en la actualidad dos líneas de actuación para tratar la DE. El tratamiento farmacológico de fármacos poco invasivos como los nombrados anteriormente. Y otra opción, que se consideran semi-invasiva, que son las inyecciones intracavernosas. En segundo lugar existe la prótesis de pene. Entre un 10-15% del cómputo general de estos pacientes no responde a los fármacos, por tanto, sólo en estos casos, se podrá aplicar esta técnica. En España realizan entre 500 y 600 implantes al año, mientras que por su parte, en EEUU esta técnica está mucho más extendida (25.000 implantes/año). El uso de una o otra técnica requiere de las particularidades de cada paciente y de la indicación personal del especialista.

Las causas de la DE suelen ser orgánicas en la mayoría de los casos, especialmente en edades avanzadas. Por su parte, en los más jóvenes (menores de 40 años aproximadamente) suele deberse, por regla general, a factores psicológicos.

La gran mayoría de los hombres a lo largo de su vida, sufre algún problema de erección debido a ciertos factores como medicamentos, estrés o enfermedades puntuales. "Se trata de una patología asociada con la edad, y es más común en aquellos pacientes que tienen diabetes, hipertensión, problemas neurológicos, cardiovasculares, prostáticos, o de colesterol. El tabaco y el alcohol también influyen", ha explicado Cruz.

Sin embargo, a pesar de ser una de las disfunciones sexuales más frecuentes, junto con la eyaculación precoz, se trata de una patología infradiagnosticada y subtratada: tan sólo el 20% consulta su problema con el médico. "Los motivos más frecuentes son la vergüenza, sobre todo si el especialista es una mujer, los factores culturales o porque no se le da la suficiente importancia", ha advertido.

Es un patología que influye directamente en la calidad de vida de los pacientes y que genera mucho sufrimiento. Detrás de una DE hay dos personas que sufren -el paciente y su pareja- Puede existir angustia, ansiedad, problemas sociales e incluso violencia. "Personalmente estoy convencido de que detrás de muchos casos de violencia de género existen detrás trastornos sexuales", ha confesado Cruz. Por todos estos problemas, "es muy importante que los estigmas y los tabúes vayan desapareciendo y tanto pacientes como médicos aborden este tema en las consultas", han concluido los expertos.

Fuente: El Mundo



Compartir en Facebook Compartir en Google+ Compartir en Twitter Compartir en Pinterest