Permite tener sensaciones en la planta del pie y, por lo tanto, el paciente está más capacitado para reconocer la naturaleza del terreno sobre el que está caminando, corriendo, etc.
Por primera vez en la historia un equipo de investigadores ha implantado con éxito en una personas una prótesis en la pierna que envía sentimientos a su portador. Esto, aseguran los investigadores de la Universidad de Ciencias Aplicadas de FH Upper Austria, supone una revolución en la investigación de las prótesis. Los resultados del estudio indican que la prótesis es muy segura cuando está movimiento y que, al ser mucho más similar al miembro original, reduce el riesgo de los tortuosos dolores de miembro fantasma.
Las ventajas de este nuevo dispositivo, según explicó en rueda de prensa Hubert Egger, son impresionantes. «Debido a la interfaz neural, el paciente puede tener sensaciones en la planta del pie protésico y, por lo tanto, está más capacitado para reconocer la naturaleza del terreno sobre el que está caminando, corriendo, etc.». Además, esta ‘capacidad sensorial’ de la prótesis hace que se tenga una mayor «conciencia de los obstáculos, lo que reduce en gran medida el riesgo de caídas».
Egger explicó que la transferencia restablecida de la información también contribuye a una integración más natural de la prótesis con el concepto ‘cuerpo’ del paciente y, en este caso, ha contribuido a la «desaparición completa» de los dolores previos.

Fuente: ABC



Compartir en Facebook Compartir en Google+ Compartir en Twitter Compartir en Pinterest