Los niños escoceses con pérdida de audición leve no reciben la ayuda necesaria. Sus dificultades suelen pasar desapercibidas debido a que su capacidad de aprender el lenguaje es mejor que la de los niños con sordera profunda.
Los niños que padecen pérdida de audición leve y moderada no reciben todo el apoyo que necesitan en la escuela, provocando un impacto negativo en sus resultados académicos, según indica un estudio de la Universidad de Edimburgo, Escocia.
Diferencias entre pérdida de audición leve, moderada y total
En el estudio se compararon las horas de apoyo a la semana que recibían los niños con sordera profunda y los niños con pérdida auditiva leve y moderada.
Se descubrió que los alumnos con pérdida de audición leve recibían clases de apoyo durante 1,6 horas a la semana, los niños con pérdida de audición moderada obtenían 2,6 horas semanales, mientras que los niños con sordera profunda recibían apoyo durante 17,2 horas a la semana.
Los niños con pérdida de audición leve y moderada tienen mejores habilidades lingüísticas que los niños con sordera profunda, por tanto, algunas de sus dificultades de aprendizaje se pasan por alto. Ignorar los problemas de aprendizaje debido a la pérdida auditiva leve o moderada puede afectar a su capacidad de aprender vocabulario o de entender lo que dice el profesor.
Más horas de apoyo para pérdidas de audición leve
En el estudio se compararon también los resultados académicos de 540 estudiantes escoceses. La puntuación media de la población estudiantil general era de 173 puntos, mientras que para alumnos con pérdida de audición leve era de 144. Una puntuación que se aproxima más a la de los niños con sordera profunda, que obtuvieron una media  de 128 puntos.
En base a los resultados, el informe sugiere la necesidad de aumentar las horas de clases de apoyo a los niños con discapacidad auditiva leve y moderada, además de mejorar la acústica de las aulas.
Fuente:www.ed.ac.uk


Compartir en Facebook Compartir en Google+ Compartir en Twitter Compartir en Pinterest