Comer chocolate conlleva un menor riesgo de sufrir un infarto cardiaco y un ictus. Es, sin duda, una buena noticia para todos aquellos amantes de este ingrediente dulce que, en oca

Comer chocolate conlleva un menor riesgo de sufrir un infarto cardiaco y un ictus. Es, sin duda, una buena noticia para todos aquellos amantes de este ingrediente dulce que, en ocasiones, tantos remordimientos nos da al tomarlo, debido a su alto contenido calórico y a sus vínculos con la obesidad. No obstante, desde hace tiempo se viene ya hablando de las bondades del chocolate, entre las que destacan que protege la memoria y, como ya vienen señalando varias publicaciones, que beneficia la salud cardiovascular.

Ahora, un estudio publicado en la revista British Medical Journal (BMJ) sostiene que consumir hasta 100 gramos de chocolate al día reduciría el riesgo de sufrir una enfermedad cardiaca o un ictus. Según los investigadores, en comparación con quienes no tomaban nada de chocolate, los que más consumían tenían un 11% menos de riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular, y un 23% menos de sufrir un ictus.

Para Leandro Plaza, presidente de la Fundación Española del Corazón, este estudio refleja que "dentro de los productos de la alimentación, el chocolate no es dañino y que, probablemente, su digestión es beneficiosa, algo que se irá confirmando en el futuro con más publicaciones". No obstante, este experto apunta que el análisis del BMJ es un estudio observacional, esto es, "no diseñado para establecer una comparativa entre dos hechos, sino a través de cuestionarios", por lo que "hay que cogerlo con cautela". Jaume Roquer, miembro de la Junta del grupo de estudio vascular de la Sociedad Española de Neurología y jefe de servicio de Neurología del Hospital del Mar de Barcelona, considera que lo ideal sería "hacer un ensayo clínico en el que a un grupo le das chocolate y a otro no", para ver los resultados reales y el efecto que tiene comerlo o no comerlo.

Lo que sí está claro, explica Plaza, y así lo sostienen también los autores de la publicación, es que no tiene sentido que aquella persona que esté en riesgo cardiovascular deje de tomar chocolate. "Esto es algo que se hacía antes, y no porque estuviera apoyado en una verdad científicamente rigurosa, sino porque era la indicación que había, como pasaba con el tema del pescado azul", explica Plaza.

A la vista de los resultados publicados este martes, el consumo del chocolate está asociado con un menor riesgo de enfermedad cardiovascular, de hospitalización por estas complicaciones, de ictus y de muerte asociada. Dichas asociaciones siguen siendo estadísticamente significativas una vez que se tienen en cuenta aspectos como el hábito tabáquico, la activididad física y los hábitos alimenticios de los 21.000 adultos participantes en la investigación.

La clave, según apuntan en la publicación, y tal y como confirman los expertos consultados por este periódico, no está tanto en el chocolate en sí mismo, sino en uno de sus componentes principales: los flavonoides, unas sustancias químicas con efectos antioxidantes que también están presentes en el vino, el aceite de oliva o los frutos secos. "Parece ser que son neuroprotectores, que pueden mejorar el flujo cerebral, que aumentan el colesterol ,bueno y disminuyen el malo, y que protegen a nivel cardiovascular y también a nivel del Sistema Nervioso Central", cuenta Roquer.

A pesar de que este estudio va en la tónica de lo ya publicado sobre el chocolate hasta el momento, sí que aporta algo nuevo, y es que señala que los beneficios de este dulce no se reducirían sólo al chocolate negro -como se había dicho hasta ahora-, sino que podrían extenderse también al chocolate con leche, normalmente considerado como menos sano que el negro. "Esto podría indicar que no sólo los flavonoides protegen a nivel cardiovascular, sino que quizás también actúan así otros compuestos relacionados con la leche, como el calcio y los ácidos grasos", puede leerse en las páginas del BMJ.

No obstante, según Roquer, ésta sería la parte del estudio que más deberíamos coger con pinzas: "considero que esto es intentar justificar unos resultados que quizás no se podrían explicar de otra manera, porque concretamente esto sí va en contra de todo lo que se ha dicho hasta ahora".

Fuente: El Mundo



Compartir en Facebook Compartir en Google+ Compartir en Twitter Compartir en Pinterest