La Sociedad Española de Neurología niega que existan evidencias científicas en el tratamiento quirúrgico de la migraña mientras que los cirujanos plásticos defienden su eficacia para reducir o eliminar sus síntomas
Todos hemos sufrido alguna vez dolor de cabeza. Es muy molesto porque hace que sea difícil concentrarse y disfrutar de cualquier actividad. Sin embargo, padecer migraña significa experimentar un dolor aún mayor, que puede generar más problemas como náuseas, vómitos o incluso diarreas. Esta enfermedad, si se vuelve crónica (sufrir dolores de cabeza quince o más días al mes), es altamente incapacitante en el terreno profesional pero también en el social, familiar y amoroso.
Por todo ello, los pacientes migrañosos buscan diferentes tratamientos y fármacos que alivien o eliminen sus episodios de dolor. Una veintena de ellos han optado por someterse a una operación quirúrgica en la clínica de cirugía plástica Antiaging Group Barcelona para tratar su dolencia. Sin embargo, la Sociedad Española de Neurología (SEN) ha advertido en un comunicado que no hay «evidencia científica» que respalde este tipo de operaciones, no recomendadas por ningún organismo regulador. Remarca la falta de «una explicación fisiopatológica que justifique este procedimiento» y aconseja que, antes de someterse a cualquiera de estos tratamientos, se consulte previamente al neurólogo.
El especialista en cirugía plástica de la clínica, Jesús Benito, niega en un artículo las afirmaciones de la SEN. Afirma que sí existen evidencias científicas que avalan esta operación, publicadas en diferentes revistas internacionales. Uno de sus principales autores es el cirujano plástico estadounidense, Bahman Guyuron, pionero en este tipo de intervenciones quirúrgicas. En este sentido, la neuróloga Patricia Pozo, del Grupo de Cefaleas de la SEN, apunta que solo hay un «único estudio», pero que está «mal hecho»
Jesús Benito explica que el cirujano plástico descubrió en el año 2000 que un alto porcentaje de pacientes a los que había eliminado permanentemente las arrugas de la frente y del entrecejo le decían que ya no sufrían migraña. Para confirmar su eficacia, realizó un ensayo clínico en el que se le aplicó la cirugía a un grupo de pacientes y a otro grupo un procedimiento falso similar. «No es que los cirujanos plásticos estuviésemos buscando un tratamiento para la migraña sino que, de forma casual, encontramos que algunos pacientes mejoraban con la cirugía», afirma el doctor Jesús Benito.

Fuente: ABC



Compartir en Facebook Compartir en Google+ Compartir en Twitter Compartir en Pinterest