El niño de seis años infectado de difteria hace casi un mes en Olot (Girona) ha fallecido esta madrugada en el hospital Vall d'Hebron de Barcelona. El hospital ha convocado a

El niño de seis años infectado de difteria hace casi un mes en Olot (Girona) ha fallecido esta madrugada en el hospital Vall d'Hebron de Barcelona. El hospital ha convocado a las 12.00 horas de la mañana una rueda de prensa con la presencia del Conseller de Salud, Boi Ruiz, para dar más detalles del fallecimiento del pequeño, que no estaba vacunado contra la enfermedad.

El niño tenía afectadas las funciones respiratorias, cardíacas y renales por la toxina de la difteria, y necesitaba respiración asistida, estaba conectado a un riñón artificial y llevaba varios días con circulación extracorpórea.

Se encontraba ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos desde el pasado 30 de mayo. El pequeño comenzó a tener síntomas cinco días antes presentando un cuadro de malestar general, cefalea, odinofagia (dolor al comer) y fiebre. El día 27 tuvo que ser ingresado en el Hospital de Olot con problemas de deglución.

Tres días después el Centro Nacional de Microbiología confirmó la presencia de la bacteria que causa la difteria, la corynebacterium difhteriae, convirtiéndose en el primes caso de difteria en España desde 1986.

Según informó en aquel momento el Ministerio de Sanidad, el niño no había sido vacunado, pese a encontrarse la vacuna dentro del calendario voluntario de vacunación infantil. Las reacciones no se hicieron esperar y su caso reabrió el debate sobre la obligatoriedad de vacunas a los niños.

Actualmente, la vacuna contra la difteria está incluida en el calendario vacunal y se administra, en conjunto con otras inmunizaciones, a los dos, cuatro, seis y 15-18 meses de vida. También forma parte del preparado trivalente que se indica a los cuatro o seis años y en el refuerzo que se da a los adolescentes, en torno a los 13 o 14 años.

El niño recibió un tratamiento basado en una medicación antitoxinas que tuvo que importarse de Rusia debido a que ningún país europeo contaba con reservas.

La difteria es una enfermedad respiratoria que puede ser mortal y provoca una afectación muy grave de las vías respiratorias altas que puede conducir a la asfixia. Además, la bacteria que provoca la enfermedad también ataca al corazón y al sistema nervioso central, donde puede dejar secuelas.

"Los primeros síntomas se parecen mucho a un cuadro de anginas", explicó Francisco Álvarez, secretario del Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría.

El defendor del pueblo catalán o síndic de Greuges, Rafael Ribó, abrió una investigación de oficio ante la aparición de la difteria en Cataluña, después de que el departamento de Salud anunciara que ocho compañeros del niño infectado eran portadores de la bacteria, pero no han desarrollado la enfermedad al estar vacunados

Fuente: El Mundo



Compartir en Facebook Compartir en Google+ Compartir en Twitter Compartir en Pinterest