Cuando hace unos días su hija Cristina empezó con molestias y granitos por la piel, ni Juan José Dueñas ni su mujer, Rosa Ana Gilarranz, se sintieron sorprendidos. En el colegio le

Cuando hace unos días su hija Cristina empezó con molestias y granitos por la piel, ni Juan José Dueñas ni su mujer, Rosa Ana Gilarranz, se sintieron sorprendidos. En el colegio les habían avisado de que había habido un caso de varicela y contaban con que hubiera más. Lo que empezó con unos síntomas leves terminó un día después en la UCI del Hospital Puerta de Hierro, con Cristina intubada y sedada. Ahora, casi 10 días más tarde, la niña evoluciona favorablemente, aunque todavía sigue ingresada en la unidad de cuidados intensivos. Sus padres piden al Gobierno que, si no financia la vacuna contra esta enfermedad, facilite de manera inmediata su venta en las farmacias.

Su hija de 22 meses está muy grave por la varicela.

Tiene 22 meses y está vacunada "de todo lo que se puede vacunar". La decisión del Ministerio de Sanidad de prohibir la venta de la vacuna de la varicela en las farmacias hizo imposible que sus padres la pudieran inmunizar frente a esta infección. "Mato retiró la vacuna a pesar de que los pediatras afirmaban que había que mantenerla. Sanofi, la compañía que la produce, ha denunciado al Gobierno. Y nosotros, por esta decisión de Sanidad, no pudimos comprarla, cuesta 30 euros. Ahora mi hija está sedada e ingresada en una UCI", se queja con rabia Juan José desde el Hospital Ramón y Cajal al que su hija fue trasladada desde el Puerta de Hierro.

Cristina no estaba inmunizada contra la varicela porque la vacuna no se vendía en las farmacias (medida que el ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, dice que revocará si hay consenso) ni todavía tenía la edad estipulada por Sanidad para su administración: los 12 años. Sus padres tampoco se fiaron de adquirirla por una vía alternativa. "Vimos que se podía comprar por internet. Hay gente que está negociando con esto, se va a Francia o a Portugal para comprarla allí y las vende aquí por el doble. Pero quién nos aseguraba que no se había roto la cadena de frío, que estaba en buenas condiciones. No lo hicimos".

Tras la prohibición de su venta, los casos de varicela han repuntado. Según el último informe del Servicio de Epidemiología del Instituto Carlos III en 2013 el número de casos fue de 146.814, mientras que en 2014 la cifra superó los 161.641, un aumento del 11%. Quizás esta subida o el caso de difteria de Cataluña han convencido al nuevo ministro Alfonso Alonso a dar marcha atrás y anunciar su decisión de que los niños de 12 meses sean vacunados. Algo que no ocurrirá hasta que se realice un nuevo Consejo Interterritorial que no será hasta después del verano.

No obstante, la Sociedad Española de Salud Pública (SESPAS) señala que un estudio comparativo entre las poblaciones que tenían incluida la vacuna en su calendario a los 12 meses (Navarra, Madrid, Ceuta y Melilla) y el resto de CCAA que no contemplaban esta vacuna como uso rutinario no muestran diferencias entre CCAA. "Sigue habiendo el mismo número de casos y la misma mortalidad, que es muy baja, entre las distintas comunidades. No hay diferencias", sostiene Luis Palomo, miembro de SESPAS.

Para Ángel Hernández Merino, vocal del Comité Asesor de Vacunas de la AEP, estos datos habría que tomarlos con cautela. "Sacar conclusiones de los datos españoles sobre fallecidos me parece aventurado dado que en España no hay un buen sistema de vigilancia epidemiológica. Deberíamos fijarnos en otros países que llevan años vacunando a los niños, como Estados Unidos, que lleva más de dos décadas, o Alemania. No conozco el estudio que cita SESPAS pero para comparar datos entre CCAA hay que hacerlo con metodología bien estudiada".

SESPAS, a diferencia de las diferentes sociedades de Pediatría, ha defendido la postura que tomo Mato hace poco más de dos años, es decir, la incorporación de la vacuna sólo para los niños de 12 años y la prohibición de la venta libre en farmacias. "Creemos que sigue siendo una postura válida. Los datos de muerte por varicela no indican un aumento y su dispensación libre había generado situaciones de inequidad, para aquellas familias que no se podían permitir la compra de la vacuna. Además, la compra en farmacias podía producir bolsas de niños susceptibles a la infección concentradas en poblaciones con menos recursos", explica Palomo.

Sin embargo, esta postura no es comprensible para Juan José y su mujer, que vieron cómo al día siguiente de que empezaran a aparecer granos en la piel de su hija, empezó con fiebre de 38 y 39 grados y horas más tarde no podía respirar. "Fuimos al hospital y nos dijeron que tenía epiglotitis (inflamación de la epiglotis) causada por la varicela, es como si tuviera una pelota de golf en la tráquea que le impedía respirar. La bajaron al quirófano para anestesiarla e intubarla. Por la tarde la trasladaron al Ramón y Cajal. Llevamos unos días horrorosos. Mi hija casi muere por varicela. Es como si hubiéramos vivido una película de miedo. Todos mis amigos que tienen hijos pequeños están muy preocupados", explica Juan José.

Lo que los médicos le explicaron es que la infección por varicela genera inmunosupresión y cualquier patógeno le puede generar problemas. Patricia tenía en su garganta una bacteria denominada 'Streptococcus pyogenes' (el mismo patógeno que estuvo detrás de la muerte de la niña del Condado de Treviño), muy frecuente en los niños y que generalmente no da problemas mucho más allá de una afección leve de garganta, tipo faringitis o amigdalitis. Sin embargo, cuando se da de forma simultánea con la varicela, ésta hace que su acción se potencie y que le generase a Cristina una importante inflamación de la epiglotis, el tejido que recubre la tráquea, ubicado en la parte posterior de la lengua.

Su caso entra dentro del pequeño porcentaje de pacientes pediátricos que sufre complicaciones, aunque la tasa de estos problemas varía en función de los estudios. Según un estudio del Hospital Vall d'Hebron, publicado en la revista 'Anales de Pediatría', la tasa media de incidencia de complicaciones que precisan ingreso hospitalario es de 2,4 por cada 1.000 casos de varicela en la población infantil. Pero un informe del Centro Europeo para el Control de Enfermedades (ECDC), señala que se complican entre el 2 y el 6% de los casos de varicela y la gran mayoría de ellos son hospitalizados. De estos ingresos, se estima que entre el 0,4 y el 3,1% de los casos sufren secuelas permanentes o, al menos, duraderas.

La baja incidencia de complicaciones justifica para SESPAS la decisión de Mato. Aunque, señala Palomo, "no es de extrañar que las familias pidan que esta vacuna se incorpore a los 12 meses. Sin embargo, nosotros como Sociedad hacemos un análisis global, poblacional, y pensamos que es mejor vacunar a los 12 años porque es una enfermedad generalmente benigna. De cada 25.000 muertes, una se puede deber a la varicela y probablemente ocurra en pacientes inmunodeprimidos o en personas adultas. Lo que se gaste ahora Sanidad en poner la vacuna a todos los niños en sus primeros meses lo tendrá que quitar de otra cosa. Ese es el tipo de análisis que hay que hacer".

Alonso ha decidido finalmente cambiar su posición y que en el próximo Consejo Interterritorial se planteará vacunar a todos los niños a los 12 meses y, si hay consenso, la venta en farmacias. "Esto es necesario, porque si no se permite la venta, habrá un grupo de niños (los que no han sido vacunados en estos dos años) que se queden fuera", aclara Fernando García-Sala, coordinador del Grupo de Trabajo de Vacunas de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP).

Este especialista asegura que los pediatras "no hemos sabido el porqué de estas medidas que han durado dos años y pico. Es verdad que la tasa de complicaciones no es muy grande pero cuando se dan pueden ser muy graves, como los cuadros de encefalitis, las neumonías por varicela o la sobreinfección de la piel. Además, las madres no vacunadas y que no hayan pasado la infección deben saber que si se infectan durante las primeras semanas de su embarazo, el virus puede generar malformaciones en el feto o un aborto", argumenta García-Sala.

Cristina, tras varios días recibiendo antibióticos, ventilación asistida y antitérmicos, empieza a responder a la terapia. "Los médicos nos han dicho que hemos tenido suerte porque hace unos días temían por su vida. Ha recibido como unas 20 o 30 inyecciones (intravenosas) diarias. Estaba conectada a ocho máquinas. Ayer, por fin, le quitaron la intubación, pero sigue sedada. Todavía sigue muy dormida, con la tripa hinchada y con fiebre. Va a salir muy machacada. Ahora su vida no corre peligro pero le queda otra semana en la UCI".

Juan José quiere dar a conocer su caso porque no quiere que ninguna familia más pase por esta situación que se ha visto complicada por el estado de su mujer, embarazada de ocho meses y medio. "No es justo. Es una enfermedad para la que hay vacuna. Los pediatras de los hospitales nos han dicho que si hubiera estado vacunada quizás podría haber tenido la varicela [la vacuna no es 100% eficaz] pero mucho más atenuada. No puedo permitir por ética que otra persona y otro niño pare por lo que estamos pasando nosotros. Tenemos el deber moral de pedir que la vacuna se ponga a la venta ya. No se puede esperar a septiembre".

Además de los problemas médicos, la varicela genera un coste económico importante, tal y como señala a EL MUNDO, Fernando Moraga Llop, presidente de la Sociedad Catalana de Pediatría. "Las complicaciones de la varicela conllevan una atención médica, la administración de fármacos, exploraciones y hospitalizaciones, esto genera un gasto directo. Pero también implican un coste indirecto o social con un impacto importante debido a las bajas laborales". Juan José, policía municipal en Majadahonda, lleva cuadrando su situación laboral durante estos días. "Me dieron cinco días por la hospitalización de mi hija y mis compañeros me han cambiado días que tendré que devolver. Ellos y mis responsables se están portando muy bien conmigo".

Fuente: El Mundo



Compartir en Facebook Compartir en Google+ Compartir en Twitter Compartir en Pinterest