La revolución digital es un hecho que en España, empezó a tomar forma hace ya algo más de 20 años. Sin embargo, la tecnología no sólo es cosa de jóvenes. En pleno 2015, el 73% de l

La revolución digital es un hecho que en España, empezó a tomar forma hace ya algo más de 20 años. Sin embargo, la tecnología no sólo es cosa de jóvenes. En pleno 2015, el 73% de los españoles mayores de 18 años, dispone de un smartphone (teléfonos inteligentes) y el 44% de los mayores de 65 años ya tiene un teléfono con acceso a internet. Además, el 44% de los adultos maneja a diario las redes sociales. Algo está cambiando.

Estos datos son extraídos del estudio Relaciones Intergeneracionales en la sociedad española y Balance Vital realizado por la Fundación Pfizer, cuyos resultados se presentaron la semana pasada en Madrid por Maite Hernández, jefa de la Fundación. Para realizar el estudio, se han hecho 1.654 entrevistas a personas de todas las comunidades autónomas mayores de 18 años, empleando una media de 18 minutos en cada una de ellas.

El objetivo no es otro que abordar cómo interactúan entre sí las personas de diferentes edades, conocer el balance vital que realizan los distintos grupos de población y por último, vislumbrar qué cambios se están experimentando como sociedad a través de los valores y actitudes personales. De este modo, el documento gira en tres grandes áreas: comunicación, relaciones laborales y afectivas y valores y balance vital.

Según las conclusiones del estudio, el 44% de la población utiliza diariamente las redes sociales y un 27% no las usa nunca. El motivo principal de su uso es para comunicarse con familias y amigos (51%). De hecho, un tercio de la población está ya más en contacto con sus amigos por redes sociales que en persona y/o contacto directo con ellas. Los otros motivos del uso de Internet son para buscar información (29%) y para leer noticias de actualidad (27%).

Pese a estos resultados, un 77% de la población cree que todavía sigue existiendo una brecha generacional importante entre jóvenes y mayores con respecto al uso de Internet y redes sociales.

Internet toma un valor fundamental en nuestros días, quizá más del que esperábamos. Según el estudio, nueve de cada 10 españoles creen que Internet y las redes sociales son fundamentales, cambian hábitos cotidianos y son claves para estudiar y formarse. Es más, cuatro de cada 10 creen que se sentirían excluidos si no estuviesen tecnológicamente al día.

Pero fundamentalmente, los ciudadanos creen que las redes sociales están cambiando también el curso de la política: ocho de cada 10 personas considera que las redes sociales están cambiando las forma de participación pública. Alguien que sabe muy bien de ello es José Antonio Rodríguez Salas, alcalde de la localidad granadina de Jun. O lo que es lo mismo, alcalde del municipio pionero como Administración 2.0 a nivel mundial. "Hay que poner la tecnología al servicio de los ciudadanos, y no al revés", ha afirmado. De hecho, en las pasadas elecciones, las cuales ganó por mayoría, en su campaña electoral, no usó ni un cartel, pero sí "muchísimos tuits".

"Si los jóvenes continúan con el ritmo de cambios laborales actuales, triplicarán el número de trabajos que han realizado sus abuelos al llegar a los 65 años", afirma el estudio. El 73% de los trabajadores en activo se dedica a algo vocacional pero, sin embargo, el 74/ de los desempleados trabajaría en lo que le ofrecieran aunque no fuera vocacional. En este mismo sentido, dos de cada tres desempleados prefiere un trabajo estable y cerca de casa antes que un trabajo vocacional.

Por otro lado, uno de cada 10 españoles en edad de trabajar piensa seguir buscando su trabajo ideal, pero el 65% de las personas entre 45 y 64 años con hijos y/o nietos, ya no piensa en buscarlo.

Y en cuanto a las creencias en el ámbito laboral, uno de cada tres trabajadores considera que hay discriminación de sexo en puestos de trabajo de responsabilidad, y el 40% opina que la maternidad afecta al progreso laboral femenino.

En las relaciones familiares, los españoles con hijos y/o nietos están altamente satisfechos con la comunicación que mantienen con ellos, y casi la totalidad de los jóvenes (97%) están también contentos con la comunicación que mantienen con padres y abuelos.

"Una de las cosas buenas que ha traído la crisis, ha sido el reforzamiento de la familia", ha señalado Pedro Núñez Morgades, Patrono de la Fundación Pfizer. Sin embargo, los modelos de familia están cambiando en España, por ejemplo, los padres de un tercio de los niños que nacen no están casados. "Los modelos cambian pero no las leyes, seguimos con leyes que se centran en un modelo de familia que son del s.XIX", ha añadido por su parte María Ángeles Durán, catedrática en Sociología y facultativa en el CSIC.

Por su parte, y con respecto a los hábitos de los ciudadanos con su entorno, un 61% de los jóvenes sale de forma frecuente con los amigos, frente al 36% de los mayores de 65 años. Pero el 56% de los mayores se reúne regularmente con la familia, mientras que sólo el 36% de los jóvenes lo hace. Por último, el 70% de los jóvenes contactó de modo más frecuente a través de las redes sociales frente al 22% de los mayores. El 40% de los más mayores prefiere el teléfono y en el caso de los jóvenes, sólo el 24%.

Es una creencia de muchos jóvenes. No sólo está en la calle sino también en los resultados de este estudio: cuatro de cada 10 jóvenes de entre 18 y 30 años, piensa que no llegarán a alcanzar el mismo nivel que sus padres, teniendo más oportunidades que ellos.

Los jóvenes sí reconocen el papel de los más mayores en la historia. Por ejemplo, el 82% considera que sus mayores les han sabido transmitir unos valores sólidos. De igual forma, el 81% considera que los mayores son más capaces de soportar las adversidades y el 99% reconoce que se han tenido que esforzar mucho o bastante para poder sacar adelante a sus familias.

Y ahora, ¿qué valores se percibe de la juventud? Dentro de su propio grupo, el 55% de los jóvenes considera que la juventud actual tiene valores muy positivos, el 22% considera que tiene valores negativos y el 13% que tiene valores afectivos. Por su parte, el 61% mayores cree que la juventud tiene valores positivos, el 10% valores negativos y el 14% valores sociales. Los mayores por tanto, tienen un mejor concepto de la juventud que los propios jóvenes. Además, el 70% de los padres y abuelos considera que tiene mucho que aprender de ellos, de las nuevas generaciones. Sobre todo, en lo que respecta a uso de nuevas tecnologías (41%), emprender y actualizarse (25%) y disfrutar y ser más abierto (14%).

Del mismo modo, el 80% de las personas con hijos y/o nietos cree que todavía les queda mucho por hacer: disfrutar de la vida (45%), atender a la familia (30%) y tener éxito profesional (24%).

En términos generales, el 88% de los españoles está satisfecho con su vida. Los jóvenes tienen un grado de insatisfacción superior a los mayores y los hombres que las mujeres. Sin embargo, el 61% de los españoles asocia un futuro próspero con una seguridad laboral y económica, y si pudieran cambiar algo del pasado, la mayoría reconocen que lo modificaría en la parte de formación y estudios (estudiarían más o no hubieran abandonado su formación académica).

Fuente: El Mundo



Compartir en Facebook Compartir en Google+ Compartir en Twitter Compartir en Pinterest