La nicotina en el humo del cigarrillo puede alterar los niveles de dopamina en el cerebro y favorecer la psicosis
Un equipo del King College de Londres (Reino Unido) asegura en «The Lancet Psychiatry» que los fumadores son más propensos a desarrollar esquizofrenia y a una edad más joven. Su análisis de 61 estudios distintos sugiere que la nicotina en el humo del cigarrillo puede alterar el cerebro. Ahora bien, reconocen que esta relación entre una enfermedad mental y el consumo de tabaco necesita más investigación.
Desde siempre fumar se sido asociado con la psicosis, pero también se cree que los pacientes con esquizofrenia son más propensas a fumar, debido a que utilizan el tabaco como una forma de automedicación para aliviar la angustia de escuchar voces o tener alucinaciones.
En esta revisión los investigadores han analizado los datos de 14.555 fumadores y 273.162 no fumadores procedentes de 61 estudios observacionales con el fin de establecer si existe o no dicha relación.

Fuente: ABC



Compartir en Facebook Compartir en Google+ Compartir en Twitter Compartir en Pinterest