Caminar descalzo por la arena mojada es uno de los mejores ejercicios que podemos hacer para los pies
Que andar por la playa es maravilloso lo sabemos. Caminar descalzo es un lujo y en esta superficie, si lo hacemos como es debido, todo son beneficios para el cuerpo cuerpo y alma. Evita el estrés y combate la ansiedad, pues casi todas las terminaciones nerviosas de los pies controlan nuestras funciones vitales principales. Además andando se activa el flujo sanguíneo y mejora la circulación, las lesiones cervicales y de espalda en general.
«Paso a paso se potencia las estructuras músculo-ligamentosas, se desarrolla y potencia también las propiocepción de todos los ligamentos y se mejora la fexibilidad y movilidad articular», indica Francisco Muñoz Piqueras, especialista en Biomecánica y Cirugía del Pie de la clínica Piqueras de Madrid. «Andar por esta superficie es ideal para eliminar células muertas, porque la arena produce una exfoliación natural de la piel, y ayuda a nutrir las uñas gracias a la acción solar y del agua del mar».
Qué ganas de empezar a hacerlo. Pero con cuidado. Como nos indica Muñoz Piqueras, que se conoce al dedillo el universo de los pies, también hay cosas que pueden resultar peligrosas: «Lo primero y más importante no olvidar nunca protegerse del sol cuando se hace cualquier tipo de ejercicio y untar bien los pies con los protectores solares. Hay que tener mucho cuidado con los empeines, propensos a quemarse. Por supuesto, y desgraciadamente, la playa muchas veces esconde objetos punzantes, cristales o pinchos. Por eso hay que ir ojo avizor. Además puede aumentar el riesgo de infección de hongos y papiloma».
Por último, recomienda no abusar de las chanclas. «A pesar de estar tan de moda agrietan los talones y provocan lesiones. Muchas caídas son por culpa de este calzado que no sujeta el pie como es debido. Las lesiones más comunes son esguinces, dolores en el talón y arco del pie. A largo plazo podrían causar fracturas por estrés o, incluso, juanetes, por lo que su uso debe limitarse a playas o piscinas. No se recomiendan para personas con mucho arco o pies planos».

Fuente: ABC



Compartir en Facebook Compartir en Google+ Compartir en Twitter Compartir en Pinterest