El consejero Boi Ruiz pide  extremar las precauciones  en playas y piscinas tras registrar 94 incidentes en un mes y medio

El consejero de Salud, Boi Ruiz, ha alertado de un incremento de los accidentes por ahogamiento en las playas y piscinas catalanas. En el último mes y medio, el Sistema de Emergencias Médicas (SEM) ha registrado 94 incidencias en el agua, casi el doble de las que se contabilizaron en el mismo período de 2014 (51). La mortalidad por esta causa se ha mantenido estable con respecto al año pasado: 12 personas han fallecido por ahogo desde el 1 de junio al 15 de julio, una más que en 2014.

"Tenemos unos datos preocupantes", ha valorado el titular de Salud, que ha instado a "extremar las precauciones" y seguir las recomendaciones de la Agencia de Salud Pública (ASPCAT) y las normas de comportamiento en playas, piscinas, embalses y ríos.

Por su parte, el secretario de Salud Pública, Antoni Mateu, ha explicado que este incremento en el número incidentes se debe a la ola de calor, ya que ha generado que más personas vayan a playas y piscinas durante periodos más largos de tiempo, lo que "aumenta las posibilidades de despistarse". "En el caso de las playas, la mayoría de ahogados son adultos que tienen algún tipo de dolencia que se les manifiesta en el agua. Algo como una simple lipotimia en medio acuático puede conllevar un ahogo", ha explicado el director del SEM, Francesc Bonet.

Ruiz ha hecho especial hincapié en aumentar la prudencia con los niños menores de cinco años, un colectivo donde se han incrementado especialmente los accidentes por ahogamiento. El SEM registró 21 incidencias por ahogo entre niños menores de cinco años, casi cuatro veces más que en 2014. "Hemos detectado un incremento sobre todo en piscinas privadas, donde no hay control constante", ha alertado el consejero. La mayoría de los incidentes de los niños fueron en piscinas aunque, al igual que el cómputo general, la mortalidad se mantiene constante (sólo una defunción). 

El consejero achaca la baja mortalidad a la rapidez y coordinación de los servicios de emergencia de las playas con el SEM. "La alerta de los servicios de control de las playas es más precoz, lo que mejora los resultados de recuperación", ha apuntado Ruiz.

El SEM ha registrado, a través del teléfono 061 CatSalut Respond, 276 incidentes con 283 personas afectadas durante la primera ola de calor que duró del 26 de junio al 6 de julio. Los grupos más vulnerables, ha alertado el Departamento, son las personas más mayores con patologías crónicas y los recién nacidos. En la segunda ola de calor, que se ha iniciado el 12 de julio y todavía continúa, el SEM ya ha recibido 39 llamadas con 42 personas afectadas.

Aunque Salud no ha achacado ningún fallecimiento directamente a la ola de calor, el consejero sí ha indicado que la mortalidad se ha incrementado un 19% con respecto a julio del año pasado.

Mateu ha recomendado mantener el domicilio fresco, no esperar a tener sed para beber agua y evitar el pleno sol en favor de las zonas de sombra. El SEM, ha explicado Bonet, ha reforzado la central para atender el pico de llamadas y ha desplegado 20 unidades más en las líneas de la costa.

Fuente: El Pais



Compartir en Facebook Compartir en Google+ Compartir en Twitter Compartir en Pinterest