«The Lancet» publica dos estudios en los que se confirma que los inhibidores de la aromatasa y los bifosfonatos obtienen beneficios en términos de supervivencia en mujeres postmenopáusicas
Dos nuevos estudios, ambos publicados en «The Lancet», sugieren que dos tipos diferentes de medicamentos, los inhibidores de la aromatasa y los bifosfonatos, pueden mejorar la supervivencia de las mujeres posmenopáusicas con cáncer de mama de inicio temprano. Su efecto, señalan los estudios, es mayor si se utilizan juntos, aumentando los beneficios además de que también disminuyen algunos efectos secundarios.
La mayoría de las mujeres desarrolla cáncer de mama después de la menopausia y si se detecta a tiempo, la cirugía puede eliminar toda la enfermedad detectable, pero es posible que permanezcan micrometástasis (pequeños tumores secundarios) peligrosas. Alrededor del 80% de los cánceres de mama es hormonodependiente (ER+), lo que significa que pueden ser estimulados por las propias hormonas del cuerpo, como los estrógenos. Algunos tratamientos hormonales pueden ayudar a proteger contra la recurrencia del cáncer de mama.
Los dos estudios forman parte del Early Breast Cancer Collaborative Group (EBCTCG), un proyecto internacional creado hace 30 años por investigadores de la Universidad de Oxford (Reino Unido) cuyo objetivo es reunir cada ciertos años toda la evidencia de los ensayos aleatorios sobre el tratamiento de cáncer de mama precoz. Los dos nuevos informes proporcionan la mejor evidencia hasta ahora sobre los efectos de inhibidores de la aromatasa y los bifosfonatos en mujeres posmenopáusicas con cáncer de mama de inicio temprano.

Fuente: ABC



Compartir en Facebook Compartir en Google+ Compartir en Twitter Compartir en Pinterest