Son ricos en licopeno y Vitamina C que actúan como poderosos antioxidantes y mejoran el aspecto de la piel
Un pimiento aporta 30 kilocalorías. Es una hortaliza ligera y rica en agua y fibra, por ello es perfecta para mejorar el tránsito intestinal, aumentar los niveles de saciedad y para incorporar en dietas de adelgazamiento. Si tomamos la variedad roja, encontramos también una buena fuente de licopeno, poderoso antioxidante que ayuda a ralentizar el envejecimiento y a prevenir enfermedades como el cáncer. Además, contienen gran cantidad de Vitamina C y provitamina A que potencian sus cualidades para frenar el efecto del paso del tiempo y ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares y degenerativas.
Las variantes picantes de pimientos activan la secreción gástrica facilitando la digestión, pero aquellas personas con problemas frecuentes de estómago deben evitarlas, ya que puede irritar las mucosas del estómago y provocar acidez o ardor.
Julia Farré, dietista nutricionista de Alimmenta, recomienda especialmente el consumo de pimientos a las mujeres embarazadas por su contenido en folatos que ayudan a prevenir la espina bífida en el recién nacido.
Composición nutricional por 100 gramos: Kcal: 19 Agua: 92 g. Proteína: 0,9 g. Grasa: 0,2 g. Hidratos de carbono: 3,7 g. Fibra: 1,4 g. Ácido fólico: 25 µg. Vitamina C: 131 mg. Vitamina A: 67,5 µg. Potasio: 210 mg.

Fuente: ABC



Compartir en Facebook Compartir en Google+ Compartir en Twitter Compartir en Pinterest