Durante los últimos años ha crecido la preocupación en torno a los efectos biológicos  de los campos eléctricos y magnéticos. Se han publicado más de 25.000 artículos que describen

Durante los últimos años ha crecido la preocupación en torno a los efectos biológicos de los campos eléctricos y magnéticos. Se han publicado más de 25.000 artículos que describen los cambios que se pueden producir en nuestro organismo y que certifican el daño de una exposición a campos electromagnéticos de gran intensidad, aunque también aclaran, y así se postula la OMS, que no existen resultados que confirmen que la exposición a campos de baja intensidad tenga consecuencias negativas sobre nuestra salud. En este gráfico repasamos el espectro y recogemos las fuentes naturales y artificiales según su frecuencia.

OMS, ICNIRP (International Commission on Non-Ionizing Radiation Protection), NIH (National Institutes of Health), Guía UE RO 2011 (Radiaciones ópticas artificiales), Ministerio de Sanidad y Consumo, Guía práctica de la Comunidad de Madrid sobre Radiaciones Ópticas, Informe sobre CEM publicado por la Osakidetza (2012)

Fuente: El Mundo



Compartir en Facebook Compartir en Google+ Compartir en Twitter Compartir en Pinterest