Un reciente estudio demuestra que la capacidad de los zumos y las frutas para luchar contra los radicales libres es mucho mayor de lo que creíamos. Ya tenemos una razón más para consumir zumos, su enorme poder antioxidante.

El estudio, según explican desde la web Knowi, ha sido llevado a cabo por un equipo de investigadores de la Universidad de Granada y publicado en la revista Food Chemistry en el que se demuestra que el poder antioxidante del zumo es superior a lo que siempre se había creído. Normalmente para este tipo de estudios se simula la digestión de los alimentos analizando la capacidad antioxidante de las sustancias que se absorben en el intestino líquido, es decir, la fracción líquida de lo que ingerimos. Pero en este caso se ha estudiado también la fracción sólida.

El equipo de la Universidad de Granada ha creado la técnica denominada "Respuesta Antioxidante Global", que también simula in vitro la digestión gastrointestinal que ocurre en nuestro aparato digestivo pero teniendo en cuenta la capacidad oxidante de la fracción sólida.Los resultados son sorprendentes. El poder antioxidante del zumo es, en promedio, unas diez veces mayor de lo que se creía hasta ahora, pero también para cualquier otro alimento que se analice con esta metodología.

Así los zumos aparecen como grandes aliados para luchar contra la presencia de los radicales libres. Los zumos además, son alimentos ricos en vitaminas y minerales, con un gran contenido hídrico y fibra en algunos casos. Pueden ser una fuente de carbohidratos nada despreciable, lo que puede ayudar a reponer azúcares tras la práctica deportiva. Además los zumos recién exprimidos en casa contienen entre 3 y 5 veces más antioxidantes que los zumos comerciales de cítricos.

De las cinco piezas de fruta que se recomienda consumir a diario, el zumo podría ser una de ellas, según explican los expertos. Los zumos contienen una cantidad importante de compuestos bioactivos que se caracterizan por esta capacidad antioxidante (vitaminas C y E, licopeno, B-caroteno, especialmente). Todos estos elementos resultan beneficiosos para la salud y para la prevención de enfermedades de tipo cardiovascular, cáncer o incluso procesos de carácter neurodegenerativos.

Fuente: Que.es



Compartir en Facebook Compartir en Google+ Compartir en Twitter Compartir en Pinterest