Los petardos y fuegos artificiales pueden provocar daños irreversibles en el oído si estamos muy cerca de dónde detonan

La pirotecnía puede causar daños irreversibles al oído

04/01/2016

Son espectaculares. Pero también peligrosos. Y es que los fuegos artificiales, petardos y pirotecnia en general emiten un exceso de decibelios que pueden causar un daño irreversible al oído. Para situarnos, la detonación de algunos explosivos alcanza un estruendo de 190 decibelios (dB) cuando el límite tolerable para el sistema auditivo es de 90. Aunque el oído dispone además de un sistema de protección frente a ruidos fuertes, éste se activa después de 10 centésimas de segundos, intervalo ineficaz en el caso de la pirotecnia. Según ha explicado Liliana Tiberti, asesora de GAES Centros Auditivos, la pirotecnia puede producir distintos grados de pérdida de audición, generalmente por daño del oído interno, que es de tipo irreversible, pudiendo llevar a la pérdida total de la misma. Además, los fuegos artificiales pueden provocar también acúfenos o tinnitus, que es la percepción de zumbidos o pitidos en el oído. El mejor consejo para evitar estos problemas es alejarse de la fuente acústica, especialmente en el caso de los niños y personas mayores, más sensible en este sentido.

Fuente: Día a día

Fuente: www.viviendoelsonido.com



Compartir en Facebook Compartir en Google+ Compartir en Twitter Compartir en Pinterest