Cuando un juguete genera un ruido superior a los 85 decibelios puede causar lesiones auditivas irreversibles en niños y niñas.

El ruido de algunos juguetes puede causar lesiones auditivas irreversibles

07/01/2016

Los Reyes Magos ya están de vuelta a Oriente. Y lo hacen tras dejar juguetes de todo tipo por todas las casas. Buen momento pues para comprobar el ruido que hacen algunos de ellos, pues si es excesivo pueden provocar lesiones auditivas irreversibles. Estas lesiones pueden producirse a partir de emisiones de más de 85 decibelios (dB). En este sentido, la Asociación Clave de Atención a la Deficiencia Auditiva ha vuelto a recordar el peligro que implican algunos juguetes, como por ejemplo las armas que funcionan con pilas y que pueden alcanzar hasta los 135 dB, nivel similar, afirma la entidad, al que produce una banda de rock. Aunque la norma europea EN-71 fija los límites máximos de sonido para el diseño de juguetes seguros, el papel de los padres es clave para minimizar riesgos. Dos consejos básicos: evitar juguetes ruidosos, revisando si pueden perjudicar la audición de los más pequeños con la misma minuciosidad que se hace con aquellos que contienen piezas pequeñas con las que pueden atragantarse, y aumentar la distancia entre el juguete y el oído. Para ilustrar la importancia de informarse y revisar los productos antes de comprarlos, vale el ejemplo de la asociación norteamericana Sight and Hearing, que confecciona todos los años una lista con los juguetes más ruidosos del mercado. En la de 2015, de los 20 juguetes analizados, 16 estaban por encima de 85 dB, lo que puede dañar el oído en menos de 15 minutos. Cabe destacar que el segundo juguete más ruidoso de esta lista es una especie de reproductor de música con micrófono de Frozen, que puede superar los 100 dB.

Fuente: Gaes.es

Fuente: www.viviendoelsonido.com



Compartir en Facebook Compartir en Google+ Compartir en Twitter Compartir en Pinterest