El Implante Coclear es un dispositivo electrónico parecido a un audífono a diferencia de que es un sistema auditivo implantable.

El Implante Coclear es un dispositivo que se implanta en la cóclea cumpliendo la misma función que un audífono convencional. La principal diferencia entre el implante y un audífono son las partes que lo componen, la colocación de las mismas y al grupo determinado de personas al que se destina, personas con sorderas profundas, cofosis.
 
El implante se semeja a un audífono en la parte de procesamiento de la señal, pero en vez de utilizar un altavoz para emitir las ondas de sonido amplificadas, se compone de un "haz" de electrodos que van implantados directamente en la cóclea (órgano del oído) , de forma que cumplen la función de las células ciliadas ya que estimula directamente el nervio auditivo.
 
Podemos dividirlo en las siguientes partes:
 
Parte externa: Compuesto por el procesador de sonido semejante a un audífono y la bobina, que es la encargada de crear un campo magnético gracias a un imán, el cual permite recoger la información que procede del microprocesador para enviarla mediante ondas de radiofrecuencia al transductor, haz de electrodos.
 
Parte interna: Compuesto del haz de electrodos conexionados directamente en la cóclea o caracol.
 
Gracias a este novedoso sistema, personas completamente sordas han conseguido recuperar la audición, al igual que los recién nacidos con sordera pre locutiva y que por lo tanto no han aprendido a hablar. En el caso de los niños adaptados tempranamente los resultados obtenidos son muy satisfactorios debido ya que los bebés y niños menores de 3 años poseen una plasticidad neuronal mucho mayor y un mayor número de células auditivas que los adultos.
 
Por esta razón, cuanto antes se realice la adaptación en un niño o bebé hipoacúsico mejor será la rehabilitación y la adquisición del lenguaje oral para una incorporación a una vida normal.
 


Compartir en Facebook Compartir en Google+ Compartir en Twitter Compartir en Pinterest