El implante auditivo troncoencefálico destinado a personas con lesiones en el nervio auditivo causado por neurofibromatosis, tumores auditivos entre otros...

Este tipo de implante está destinado a personas con el nervío auditivo dañado, que es el encargado de llevar la información de la cóclea hasta el tronco cerebral y encéfalo para su correcta decodificación.
 
Los implantes tronco-encefálicos están formados por los elementos internos: electrodos, receptor, transductor y bobina; y las partes externas compuestas por micrófono y el procesador del sonido para codificar la información sonora y enviarla al receptor interno para la posterior estimulación.
 
Los implantes auditivos de tronco cerebral desempeña la función de estimulación directamente en el núcleo coclear, lugar donde terminan las fibras nerviosas que salen de la cóclea y que pueden estar deterioradas por algún tipo de patología (enfermedad) en las fibras nerviosas, tal como la neurofibromatosis o algún tumor auditivo.
 
Para la implantación de este sistema es necesaria una operación quirúrjica. Se realiza normalmente en uno de los dos lados incluso aprovechando en muchas ocasiones la misma operación en la que puede ser extirpado un tumor auditivo. Los electrodos se colocan alrededor del núcleo coclear para conseguir una correcta estimulación y tras pasado aproximadamente un mes, se podrá llevar a cabo la activación del implante de tronco cerebral.
 
El resultado obtenido no puede compararse al de un audífono o un implante coclear, pero los estudios realizados certifican que la gran mayoría de implantados obtienen beneficios si nos referimos a la obtención de sensación sonora ambiental en la mayoría de los pacientes, por lo que se disminuye el aislamiento de la persona con el mundo que la rodea. También un grupo muy importante se beneficia en el campo de la lectura labial gracias al apoyo del implante tronco-encefálico.
 


Compartir en Facebook Compartir en Google+ Compartir en Twitter Compartir en Pinterest