Función y partes de un audífono además de la diferente clasificación en los diferentes modelos.

El audífono es un circuito electrónico diseñado para amplificar la señal acústica de forma que los sonidos sean audibles para el usuario. Estos aparatos están electrónicamente formados por varios componentes encargados de la recepción, procesamiento y emisión de la señal acústica al interior del oído.
 
Existen diferentes tipos de audífono que se diferencian principalmente en el modo de colocación, potencia, y adecuación al perfil audiométrico del paciente.
 
Aquí mostramos los diferentes modelos, aunque también se pueden destacar otros sistemas convencionales como el audífono de petaca que no detallaremos por su inutilización actual en nuevos usuarios de audífono.
 
Audífonos retroauriculares (BTE): Son los audífonos que ofrecen una mayor potencia, destinado a personas con pérdidas moderadas-severas. A su vez, estos audífonos poseen una mayor cantidad de prestacciones tecnológicas debido a la mayor disponibilidad de espacio. Al ir detrás de la oreja, necesitamos un tubo de un tamaño similar a una pajita para conducir el sonido hasta el interior del oído, y dependiendo del grado de pérdida, necesitaremos un molde a medida para conducir y sellar el conducto auditivo.
 
Audífonos open-Fit: Audífonos que van detrás de la oreja, pero la diferencia principal con los BTE convencionales destinado a usuarios con pérdidas leves-moderadas y también que estos están destinados a personas que tengan los graves conservados. Estos audífonos son generalmente de tamaño pequeño, y con un tubo fino como un palillo dental hasta el interior del canal auditivo, no es necesario molde a medida a no ser que exista pérdida en frecuencias graves.
 
RIC/RITE: Similar a los BTE, destinados a personas con pérdidas moderadas-severas, la principal diferencia que los caracteriza es la colocación del auricular en el canal auditivo, lo que permite obtener una mayor ganancia para frecuencias agudas mejorando la imposibilidad de causar retroalimentación o pitidos. Además permiten un tamaño mínimo del audífono por no tener alojado en la carcasa de detrás de la oreja el auricular.
 
Concha (ITE): Van alojados dentro del oído, ocupan toda la concha y parte del canal auditivo. Poseen una potencia mayor que los ITC convencionales, pero cada vez están más en desuso por la aparición de audífonos retroauriculares, RIC e intra canales con mayor potencia y más discreción.
 
Intrauriculares (ITC): Estos audífonos son aquellos que van alojados dentro del canal auditivo, en la mayoría de los casos poseen una potencia inferior a los audífonos retroauriculares, ya que al ser a medida, el conducto auditivo de una persona no dispone de un espacio muy amplio. Últimamente podemos ver audífonos intrauriculares que cubren pérdidas severas, pero para poder adaptarlos es necesario poseer un canal auditivo lo suficientemente ancho para dar cabida al auricular al igual que ocurre con los siguientes modelos.
 
CIC: Son los modelos alojados completamente en el canal auditivo, de menor tamaño que los ITC. Normalmente son válidos para pérdidas leves aunque actualmente podemos ver modelos de CIC más potencia que llegan a cubrir pérdidas mayor grado. Esta adaptación de estos modelos pueden tener limitaciones en usuarios con conductos demasiado estrechos.
 
En Euro-Sone Centros Auditivos estamos encantados de poder ayudarte, disponemos de audífonos baratos de calidad y los mejores audioprotesistas para que tu audífono quede perfectamente adaptado.


Compartir en Facebook Compartir en Google+ Compartir en Twitter Compartir en Pinterest