Información sobre los audífonos digitales y prestaciones tecnológicas que poseen en su funcionamiento.

La tecnología digital es la actual aplicada en el mundo de los audífonos. Esta tecnología ha supuesto un notable avance en la adaptación de prótesis auditivas debido a las numerosas prestaciones tecnológicas que poseen respecto a la tecnología anterior.
 
El funcionamiento de un audífono digital es muy diferente a los audífonos analógicos, podemos destacar que en esta tecnología existe la posibilidad de poder programar los mismos en los diferentes puntos frecuenciales, aplicando una ganancia o potencia distinta para cada nivel de entrada en cada frecuencia.
 
Los audífonos analógicos veíamos como éstos aplican una ganancia constante para todos los niveles de entrada además de no permitir un ajuste frecuencial fino como en los audífonos digitales.
 
En los audífonos digitales la ganancia no es lineal, se amplifican sonidos suaves y se comprime los fuertes mediante compresores, una de las características más notables en los audífonos digitales que permiten reducir o comprimir aquellos sonidos fuertes para que éstos no sean molestos para el usuario y poder controlar mejor la ganancia o potencia para todas las diferentes intensidades de entrada.
 
Si el audífono recoge un sonido de 30 dB aplicará una ganancia de 10 dB, por lo que emitirá ese sonido con una salida de 40 dB y así sucesivamente en las diferentes intensidades comprendidas en este sector, manteniendo siempre la misma ganancia para audibilizar los sonidos suaves.
 
En el segundo sector se utiliza la compresión para disminuir los sonidos fuertes y poder introducir el mayor número de intensidad de entrada moderadas y fuertes. El último sector representa la limitación de salida máxima para evitar llegar al umbral de molestia, donde la ganancia es constante para todos los niveles de entrada comprendidos en este sector.
 
Además de la amplificación no lineal y el uso de compresores podemos destacar los complejos algoritmos y diversos avances técnicos:
 
Canales y bandas: Los canales y bandas permiten dividir las diferentes zonas frecuenciales en "zonas comunes". Los canales permiten asignar un mismo procesamiento de la señal para las diversas prestaciones tecnológicas, es decir, en el canal de frecuencias graves un reductor de ruido trabajará de diferente forma que en el canal de las frecuencias agudas y las bandas permiten asignar dentro de un canal diferentes puntos frecuenciales con una ganancia o potencia independiente para cada uno de ellos. Todo esto permite un ajuste fino y óptimo del audífono según las necesidades requeridas en cada punto frecuencial.
 
Reductores de ruido: Permiten reducir los ruídos independientemente de la voz. Para llevar a cabo esta función pueden trabajar en conjunto con los micrófonos direccionales.
 
Micrófonos direccionales: Según la programación de los audífonos, los micrófonos pueden recoger sonido en un ángulo de 360º, 180º o focalizarse dirigiéndose a la fuente sonora de voz. Esto contribuye a la detección de la palabra para mejorar la inteligibilidad dejando más bajos los ruídos ambientales.
 
Canceladores de Feedback: Debido a diferentes motivos como el mal sellado del conducto auditivo con el molde o potencias excesivas pueden aparecer el feedback que origina molestos pitidos.
 
Además de estas características podemos hablar de otras muchos algoritmos en la tecnología digital que han mejorado claramente la calidad de la adaptación en los audífonos. Aún así, continuamente se están implementando nuevas técnicas de adaptación y mejoras notables en los algoritmos y automatismos en las diferentes prestaciones tecnológicas actuales, permitiendo a muchos de los pacientes desenvolver una vida diaria con total normalidad.
 
También podemos decir que no por mayor cantidad de prestaciones tecnológicas de un audífono, mayor será la rapidez y calidad de adaptación en general de todas las personas. Tenemos que tener claro que el número de prestaciones debe decidirse según el tipo de vida que tenga el usuario en cuestión y sus necesidades auditivas requeridas por la morfología, localización y grado de la pérdida auditiva.
 
El funcionamiento de los reductores de ruido para que todos los usuarios podáis tener un ejemplo de la multitud y complejidad de operaciones que realizan estos sofisticados sistemas:
 
Cada fabricante tiene sus propios parámetros para manejar y tratar una señal acústica para que sea procesada por el audífono, pero generalmente los reductores de ruido actuales se basan en la modulación exprectal del sonido que consiste en la capacidad de reconocer y diferenciar una fuente de voz o un ruido.
 
La voz y el ruido "físicamente" se diferencian en que la modulación de la señal es diferente, en el caso de la voz la modulación es más irregular y podemos observar "picos y valles" en la amplitud de las ondas sonoras. Al contrario que en las fuentes sonoras de ruido que generalmente tienen una modulación mucho más regular.
 
Basándose en esta información el reductor actúa sobre las frecuencias de ruido que se han detectado procediendo a su disminución entre unos 5 y 20 dB dejando independientemente las frecuencias de voz intactas. Éstas funciones son mejorables si como hemos dicho anteriormente unimos la tecnología de micrófonos direccionales con el reductor de ruido de modo que además de bajar el nivel de ruido el micrófono puede "posicionarse" variando su patrón polar para enfatizar la voz.
 
En el caso de los reductores de ruido si que podemos decir que a cuanto mayor sea el número de canales del audífono con mayor efectividad trabajará esta prestación debido a que el reductor podrá seleccionar de forma mucho más fina y mucho más exacta las fuentes de ruido independientemente de la voz.
 
En Euro-Sone Centros Auditivos estamos encantados de poder ayudarte, disponemos de audífonos baratos de calidad y los mejores audioprotesistas para que tu audífono quede perfectamente adaptado.


Compartir en Facebook Compartir en Google+ Compartir en Twitter Compartir en Pinterest