Tecnología analógica en audífonos. Sistema de amplificación e información varia sobre su funcionamiento de forma clara y fácil para todos.

La primera tecnología de audífonos era analógica. A continuación vamos a comentar por encima el funcionamiento de los audífonos analógicos, explicando un poco el sistema de amplificación de los mismos:
 
Los audífonos analógicos aplican una ganancia lineal, potencia, (1:1), esto quiere decir que a diferentes intensidades de sonido captado por el micrófono, el audífono aplica una ganancia constante, es decir, aplica la misma potencia para todos los sonidos, por eso, en pacientes con audiometrías donde las zonas afectadas tienen diversos grados, "cantidad de pérdida", no se puede hacer un ajuste fino para cada frecuencia por separado.
 
Esto conlleva que los ruídos suelen ser elevados debido a que en la mayor parte de las hipoacusias tienen más afectadas las frecuencias agudas que las graves que es donde se encuentran los ruidos ambiente. En estos casos si necesitamos 30 dB en frecuencias agudas y lo programamos de esta forma, en las frecuencias graves también existirá una ganancia de 30 dB en las frecuencias de ruído, donde no puede ser necesaria tanta amplificación.
 
Sin embargo, se observan mejores resultados en pacientes con curvas audiométricas planas, donde todas las frecuencias tengan un mismo nivel de pérdida y siempre y cuando no tengan cambios bruscos de ambientes sonoros con diferentes intensidades. También en pacientes que cumplan la característica de poseer un rango dinámico lo más amplio posible, es decir que desde que empiezan escuchar hasta que los sonidos son molestos haya una diferencia considerable de decibelios (dB).
 
Podemos comentar uno de los problemas principales de esta tecnología, el feedback, o "pitidos", producidos por la presencia de sonidos fuertes y que causa que el audífono alcance la máxima potencia por no existir un sistema de compresión, como mucho una limitación de salida máxima para no sobrepasar el umbral de molestia del paciente.
Si alguna vez os encontráis con que un audífono analógico comienza a pitar, es debido a ésto último, a que el audífono alcanza su máxima potencia y se producen fugas de sonido, aunque también puede ser producido por otras causas como tapón de cera o un mal sellado del conducto auditivo.
 
En los años 90, surjen los denominados audífonos programables digitalmente con procesamiento analógico. En este tipo de audífonos con estructura multicanal, permite hacer una distinción entre frecuencias graves y agudas y la ganancia puede ser modificada de forma independiente en el canal de frecuencias graves, o agudas, suponiendo mejoras referidas una adaptación que permitía un poco más de exactitud.
 
Debido a la amplificación lineal de los audífonos analógicos, la inexistencia de canales y bandas y  que éstos no son programables mediante un ordenador, el ajuste fino que se puede realizar con los digitales aquí es totalmente inviable. 
 
En Euro-Sone Centros Auditivos estamos encantados de poder ayudarte, disponemos de audífonos baratos de calidad y los mejores audioprotesistas para que tu audífono quede perfectamente adaptado.


Compartir en Facebook Compartir en Google+ Compartir en Twitter Compartir en Pinterest