Clasificación de las hipoacusias en grado y localización. Información relativa a la pérdida de audición en las personas.

La pérdida de audición o hipoacusia consiste en la incapacidad por parte de la persona de escuchar ciertos sonidos dependiendo del grado de afectación (leve, moderada...) y de la zona frecuencial afectada, sonidos graves, medios o agudos.
 
Normalmente se asocia el término de hipoacusia a sordo, aunque realmente no significa exactamente lo mismo. Sordera se adecua más a las hipoacusias profundas o cofosis, términos que detallaremos a continuación en la siguiente clasificación de los diferentes grados de pérdida auditiva.
 
El problema puede ser ya considerable para la inteligibilidad o entendimiento de la palabra a partir de los 40 dB y a partir de los 50 y 60 dB la problemática es tan considerable que incluso a un volumen alto es complicado entender perfectamente las palabras para la mayoría de las personas con hipoacusia.
 
Hipoacusia leve (hasta 40dB): Dejan de ser audibles sonidos suaves como por ejemplo sonidos ambientales (el caer de las hojas de un árbol en otoño o el sonido de unas bolsas de plástico). Puede  comenzar a notarse una disminución de la inteligibilidad o entendimiento de la palabra sobre todo en ambientes ruidoso.
 
Hipoacusia moderada (40-65dB): Los sonidos suaves y medios dejan de ser audibles. Entre los sonidos de media intensidad podemos destacar la voz, por lo que la capacidad de entendimiento de la misma se ve comprometida en la mayoria de los casos. Si necesita escuchar la televisión a un volumen alto y aún así no se entiende muy bien las palabras, en ambientes de ruído le ocurrirá lo mismo, al igual que será complicado mantener conversaciones telefónicas. Llegados a este punto la adaptación de una prótesis auditiva es urgente.
 
Hipoacusia severa (65-100dB): En este caso la mayoría de los sonidos no son percibidos por lo que incluso a volúmen alto la persona no será capaz de entender debido a la disminución de la inteligibilidad o entendimiento de la palabra.
 
Cofosis (más de 100 dB): En la mayoría de la documentación se indica una pérdida auditiva de 100 dB o más. Actualmente en este caso debemos de especificar que el término cofosis se refiere cuando no hay respuesta del paciente ante la presentación de estímulos ya que a día de hoy los equipos clínicos de audiología en su gran mayoría son capaces de alcanzar intensidades de  120-130dB para obtener el umbral (cuando comienza a oír el paciente).Los audífonos potentes son capaces de corregir a niveles muy eficientes para pérdidas de estes altos niveles, aplicando salidas máximas superiores a 120 dB pudiendo obtener adaptaciones satisfactorias en pérdidas auditivas superiores a 100dB.
Podemos hacer una clasificación según la morfología y localización de la afectación que produce la pérdida auditiva. Podemos clasificarlas en hipoacusia transmisivas, hipoacusias neurosensoriales o hipoacusias mixtas.
 
Hipoacusias transmisivas: Estas hipoacusias se caracterizan por una disfunción en la transmisión del sonido llevado a cabo por el tímpano y la cadena de huesecillos formado por el martillo, yunque y estribo. Podemos encontrar este tipo de hipoacusias cuando existe un tumor en el oído medio o simplemente cuando uno de los huesecillos no se articula correctamente con su compañero. Al no existir afectación nerviosa ni coclear la capacidad de inteligibilidad o entendimiento de la palabra es normal por encima del umbral auditivo del paciente. Puede ser solucionado mediante cirujía en el caso de tumores, etc, pero en los casos en los que no tiene solución quirúrjica y se indica adaptación de audífonos, son los casos que más se benefician de las prótesis auditivas, ya que tan solo es necesario una simple amplificación.
 
Hipoacusias neurosensoriales o perceptivas Caracterizadas por afectación coclear. El caracol o cóclea puede estar dañado en los casos de pérdida auditiva producida por el avance de la edad en personas mayores, denominado presbiacusia o en casos en el que la cóclea pueda haber sido dañada debido a una exposición continuada de ruídos a elevadas intensidades o una explosión. En estos casos existe una distorsión que produce una disminución de la inteligibilidad o entendimiento de la palabra donde en estos casos la única solución es el uso de audífonos ya que la coclea no puede ser operada sin riesgo debido a su diminuto tamaño.
 
Hipoacusias mixtas En este tipo existe tanto una hipoacusia de transmisión como sensorial, por lo que el daño está producido en la cadena osicular de transmisión o tímpano conocido como oído medio o en la cóclea situado en el oído interno.
 
En Euro-Sone Centros Auditivos estamos encantados de poder ayudarte, disponemos de audífonos baratos de calidad y los mejores audioprotesistas para que tu audífono quede perfectamente adaptado.
 


Compartir en Facebook Compartir en Google+ Compartir en Twitter Compartir en Pinterest