Imagine que está cenando en un restaurante con mucha gente. De fondo se oye el ruido de los platos, de las sillas al arrastrarse
Imagine que está cenando en un restaurante con mucha gente. De fondo se oye el ruido de los platos, de las sillas al arrastrarse
Imagine que está cenando en un restaurante con mucha gente. De fondo se oye el ruido de los platos, de las sillas al arrastrarse, de la gente hablando y riendo, y el de los camareros en su marcha frenética. Usted está haciendo un esfuerzo por seguir lo que pasa en su mesa y al hacerlo empieza a sentirse cada vez más cansado.
Finalmente, comienza a fingir que puede oír. Asiente con la cabeza, se muestra interesado y ríe con los demás, aunque no entendió las bromas. Empieza a sentirse aislado. Deja el restaurante con un dolor de cabeza punzante, frustrado y sin ganas de repetir la experiencia en un futuro cercano.
Hemos elegido una serie de situaciones cotidianas que la gente con cierto grado de pérdida auditiva puede encontrar problemáticas:
Respondiendo a una serie de sencillas preguntas sabrá rápidamente si usted también podría tener cierto grado de pérdida auditiva, lo que significaría que puede estar perdiéndose cosas en ciertas situaciones...
Y quizá también podría beneficiarse de una visita para hablar sobre sus problemas en mayor profundidad con un audioprotesista.
Evalúe su capacidad auditiva hoy


Compartir en Facebook Compartir en Google+ Compartir en Twitter Compartir en Pinterest