La pérdida de audición puede tener diversas consecuencias. La mayoría de las personas con discapacidad auditiva experimentan problemas sociales, psicológicos y físicos.
La pérdida de audición puede tener diversas consecuencias. Las reacciones varían de un individuo a otro, pero la mayoría de las personas con discapacidad auditiva experimentan problemas sociales, psicológicos y físicos como consecuencia de la pérdida de audición.
La pérdida de audición no tratada es principalmente la que genera muchos de estos problemas. Entre las consecuencias psicológicas se incluyen desde la vergüenza y los problemas de concentración hasta la depresión y la baja autoestima. Las consecuencias físicas pueden variar desde dolores de cabeza y tensión muscular hasta estrés y aumento de la presión arterial. Asimismo, la pérdida de audición sin tratar provoca también consecuencias sociales como aislamiento y problemas de comunicación.
La pérdida de audición no solo tiene consecuencias individuales
En Europa, la pérdida de audición no tratada cuesta 213 mil millones de euros al año. Dependiendo del grado de la pérdida auditiva, el coste social varía de 2.200 a 11.000 euros por persona al año. Estas cifras no incluyen la pérdida de ingresos y pérdida en recaudación de impuestos por desempleo o jubilación anticipada debido a la pérdida de audición.
Más información
En esta sección hemos recopilado una serie de artículos relacionados con la pérdida de audición y las consecuencias para el estado de bienestar del individuo, la población activa y la sociedad en general.


Compartir en Facebook Compartir en Google+ Compartir en Twitter Compartir en Pinterest