La pérdida de audición inducida por ruido es acumulativa, ocurre de forma gradual, pero cuando el daño se ha producido, es irreversible. Por eso es importante empezar a proteger la audición de los niños a una edad temprana.
Como padre debe ser consciente de que los juguetes ruidosos pueden ser peligrosos. Algunos tipos de pistolas de juguete que funcionan con pilas pueden llegar alcanzar niveles de ruido de entre 110 y 135 dB. Una exposición continua a niveles de sonido por encima de los 85 dB durante un tiempo puede producir daños auditivos. Si está embarazada también puede tomar algunas medidas para minimizar los riesgos de la pérdida de audición no genética. La audición de un nonato es vulnerable a varios factores, lo que hace que la pérdida de audición sea uno de los trastorno más comunes en los recién nacidos.
En esta sección hemos recopilado varios artículos sobre los niños y la pérdida de audición, y las precauciones que pueden tomar los padres para proteger la audición de sus hijos.


Compartir en Facebook Compartir en Google+ Compartir en Twitter Compartir en Pinterest