La pérdida de audición neurosensorial se produce por daños en las diminutas células ciliadas que se encuentran en el oído interno.
La pérdida de audición neurosensorial se produce por daños en las diminutas células ciliadas que se encuentran en el oído interno. Las causas principales son la edad, el ruido y ciertas enfermedades.
La pérdida de audición neurosensorial también se denomina Presbiacusia.
¿Qué es la pérdida de audición neurosensorial?
A lo largo de los años, todas las personas vamos perdiendo estas diminutas células ciliadas de la cóclea y gradualmente la audición se deteriora. 
No obstante, estas células ciliadas también pueden dañarse debido al ruido excesivo. La pérdida de audición neurosensorial es cada vez más común como resultado de una exposición prolongada a ruidos muy fuertes, tanto del entorno laboral como por escuchar música excesivamente alta.
También se puede sufrir pérdida de audición neurosensorial si se ha estado expuesto a enfermedades como las paperas, meningitis, esclerosis múltiple, enfermedad de Ménière, o si se han ingerido determinados fármacos, en particular, aspirina, cisplatina, quinina o antibióticos como estreptomicina y gentamicina.
La pérdida de audición neurosensorial también puede producirse en niños, si la madre ha padecido rubéola durante el embarazo, o si el peso al nacer es bajo. 
Asimismo, la pérdida de audición neurosensorial puede ser hereditaria, y por último, puede producirse también por lesiones en la cabeza u oídos. 
La pérdida de audición en bache o la pérdida de audición descendente son algunos de los tipos más comunes de pérdida de audición neurosensorial.
Tratamiento de la pérdida de audición neurosensorial
Las personas con pérdida de audición neurosensorial no pueden recuperar la audición, pero para la mayoría de ellas los audífonos resultan muy útiles. Algunos casos de pérdida de audición neurosensorial pueden tratarse (parcialmente) con cirugía.
Pérdida de audición neurosensorial súbita
Otro tipo de pérdida de audición neurosensorial es la llamada pérdida de audición neurosensorial súbita, o simplemente, pérdida de audición súbita. Si se experimenta una pérdida auditiva súbita debe acudirse al médico inmediatamente.


Compartir en Facebook Compartir en Google+ Compartir en Twitter Compartir en Pinterest